Sociedad Feudal

Silencio Forzado.

Saludos estimad@s lectores. Una semana más que se acerca a su fin, un día menos para la fecha supuestamente profética de que hablaron los mayas, ignorancia nada más, y wonderland, es decir México, sigue demostrándonos que la “realidad” es mucho más obscura, impredecible y absurda que el más loco sueño de cualquier escritor. Veamos el porqué …

Conveniencia : Últimamente los medios masivos de comunicación, especial pero no exclusivamente la TV, le han dado las “notas de ocho” a los accidentes viales ocasionados por el transporte público de pasajeros. La falta de educación, consciencia, la brutalidad y demás de los microbuseros y de la mayoría de los conductores de transporte público de esta ciudad no son ninguna novedad; de hecho en este mismo espacio lo he comentado con ustedes en al menos un par de ocasiones.

Sin embargo, a pesar de los muchos accidentes que ocurren todos los días, desde hace ya muchos años, es hasta los últimos meses que se han tratado de poner todos los puntos sobre las i-es de un plumazo. Casualmente este interés desmedido por el público y la denúncia coincide con los calendarios electorales Federal y de la Ciudad de México … pero, esperen … en este país nada es casual.

Todos aquellos que alguna vez hemos abordado una de estas unidades de transporte sabemos, o deberíamos saber, el deplorable estado en que estas se encuentran. Habiendo superado con creces su vida útil, la gran mayoria de ellas se han convertido en verdaderas cafeteras con ruedas. Por otra parte nosotros no somos, de ninguna manera, los usuarios y pasajeros que cabría esperar; habiéndonos malacostumbrado a tener transporte “a la puerta de la casa”, ineficiente y peligroso, pero transporte al fin y al cabo, estos sitemas han sacado a flote lo peor de nosotros.

La evidente falta de aplicación y respeto de la leyes existentes, una patología muy mexicana, nos ha llevado a tener justo el sistema de transporte que nos merecemos, no más, no menos. Si bien no todos pertenecemos a la misma especie de animales que conducen, y en ocasiones, cada vez más frecuentes, abordan y utilizan el transporte público; como parte de la zoociedad mexicana todos y cada uno de nosotros somos correponsables de esta situación tan patética y potencialmente letal.

Los microbuseros y demás conductores podrían, repito: podrían, poner de excusa que sus “patrones”, los concesionarios de la unidad, no mantienen en buen estado las unidades y que ellos son simples trabajadores tratando de llevar el “pan a su mesa”. Excusa estúpida, pues el hecho de esconderse detrás de los dueños y concesionarios para evadir su responsabilidad me parece inaceptable, pero lo hacen.

Como se muestra en la imagen anterior, que he tomado hace solo unas horas, parece ser que no se puede infringir la ley si de plano se desconoce o es inconveniente en un momento dado. ¿Como puedo infringir la norma de velocidad si ni siquiera sé a que velicidad voy? … claro, el hecho de que no se tenga un instrumento de medición, velocímetro, funcional es claramente una excusa aceptable ¿no les parece?. ¿Como respetar el lugar autorizado para abordar una unidad de transporte, si llevo una prisa de los mil diablos?. Si las leyes actuales solo han hecho más ricos a los que de por si ya lo eran, ¿Por que rayos voy a respetarlas yo que estoy jodido tanto económica como mentalmente?

Y así me podría seguir con preguntas y más preguntas que nadie, ni siquiera los medios de comunicación que tan diligentemente gritan a los cuatro vientos que las leyes de vialidad son, como prácticamente cualquier otra ley en este país, letra muerta, se atreven a tratar de responder. Solo se grita en espera de influir en la elección del próximo habitante de Los Pinos; una vez elegido, podremos volver a sumirnos, por los siguientes 6 años, en el silencio tan conveniente a que estamos acostumbrados.

Drama : Es una palabra, que define una situación, y que se ha vuelto dolorosamente común en cualquier calle, esquina y rincón de este país. Sumergidos en una orgía de palabrería inconexa y dispendio obsceno de recursos públicos por parte de los “ungidos” que pueden mamar de la chichi gubernamental, y que andan a la búsqueda del próximo hueso; el resto de los mexicanos seguimos sufriendo de un clima de indefensión, caos y drama, mucho drama.

La Casa de Estudios a que pertenezco nunca ha sido muy “prominente” que digamos, al menos no en tanto se encuentre realizando sus labores cotidianas. No es sino hasta que estalla alguna huelga o se anúncia algúna publicación o programa urbano/científico/gugbernamental en que participa la UAM, que se vuelve a ver su nombre en los Medios de Comunicación. Y más recientemente, cuando hay un asesinato delante de sus puertas.

El pasado martes 28 de Febrero en las inmediaciones de la UAM – Iztapalapa, ubicada en la Delegación del mismo nombre, fue asesinado el Prof. Javier Uribe Patiño a causa de un aparente asalto para quitarle 25 mil pesos. Este hecho de por si ya es una tragedia, pero la reacción de la comunidad de la UAMI y sobre todo de las autoridades, públicas e institucionales, es una catástrofe.

Es mi parecer que en los pasillos de la UAM – Iztapalapa, por los que circulo a diario desde hace ya un buen tiempo, y no obstante que muchos integrantes de la comunidad, incluido yo mismo, hemos denunciado hechos delictivos en el interior del Campus Universitario, se tiene la impresión de habitar una isla de tolerancia y respeto en medio de un caótico mar de ineptitud, intolerancia y violencia; impresión falsa desde luego.

El día de ayer, mientras me reincorporaba a mis actividades trás un par de dias de convalecencia, no se percibía la más mínima atmósfera de reflexión o sorpresa por lo ocurrido unas horas antes. Es casi como si el hecho de que muy pocos tuvieran la oportunidad de conocer al académico, previo a su lamentable fallecimiento, fuera suficiente para que los demás pudiésemos abstraernos e ignorar el que lo obligaran a abandonar este plano de existencia de manera por demás absurda y violenta.

Yo realmente no necesito haberlo conocido previamente para lamentar su pérdida y simpatizar con sus deudos, al fin y al cabo era integrante de la misma comunidad a que yo pertenezco. Y sin embargo, si bien no hubo este clima de recogimiento y reflexión, si hubo gritos y sombrerazos. “Basta de muertes”, “Un alto a la violencia”, “Exigimos más seguridad” y otras consignas similares podían leerse por varios lugares del campus. Grito hipócrita de una comunidad uamita comodina e indolente hacia su entorno, su país e incluso hacia su misma universidad, como les comenté la semana pasada.

Es casi como si pudiésemos maldecir a los gusanos que ahora habitan una manzana, que dejamos podrirse en nuestra mesa, frente a nuestros ojos, durante meses, por el hecho de haberse atrevido a entrar en nuestra casa … absurdo. Así las cosas, es probable que las autoridades de seguridad pública anuncien que “agotarán todas las instancias” y que las autoridades universitarias “mejorarán la seguridad al interior del campus” … pero ambas esperarán a que el asunto pase a un segundo plano y puedan entonces dar “carpetazo” al mismo.

Espero, de verdad espero, que esto último no pase, pero la realidad y la historia no dan mucho lugar para tales expectativas. Y mientras este absurdo ocurre, nada ni nadie podrá secar las lágrimas ni comprender la indignación y pena que seguramente sufren los familiares del docente asesinado. “Casa Abierta al Tiempo” y uno se pregunta ¿Cuando ese tiempo se ha vuelto tan inmisericorde, tan absurdo y tan aciago?. Decanse en paz Javier Uribe Patiño.

PD : Estimad@s lector@s esta es solo una parte de nuestra realidad. Parte pequeña pero de ninguna manera insignificante. Muchas gracias por compartir unos minutos más de su tiempo conmigo y mis ideas absurdas. Como cada semana, espero poder muy pronto platicar de cosas más luminosas con ustedes en una próxima ocasión. Hasta entonces.

Estándar
Sociedad Feudal

Ley Muerta.

Buen Día. Sean nuevamente bienvenidos estimad@s lector@s a este espacio. Conforme se acerca el mes de julio las elecciones presidenciales se convierten en el principal tema de conversación en la mayoria de los lugares. Sin embargo pocas muy pocas veces nos ponemos a discutir el papel que nosotros, como zoociedad, tenemos en el proceso de estancamiento o cambio de nuestra realidad. Veamos si los dos temas que escogí el día de hoy dan algo más de claridad a este respecto.

Obstrucciones : Son lo que normalmente tenemos en la Ciudad de México cuando hay problemas en cualquier otra parte. Que si hay un despido injustificado en Tijuana, en la CM, Reforma es obtruida. Que si los campesinos de Morelos quieren mejor precio para sus productos, Insurgentes es obstruida. Que si los cecinos de Huichapan, un barrio al sur de la ciudad, quieren una nueva escuela, Prol. Div. del Norte es obstruida … y eso es justo lo que me paso por la mañana del pasado Lunes 20 de de Febrero.

Un grupo de alrededor de 40 personas obtruyeron la principal entrada/salida del sur-oriente de la ciudad. Aquellos que vivimos en las delegaciones Milpa Alta o Xochimilco utilizamos Prol. Div. del Norte para acceder al resto de la ciudad y de esa manera incorporarnos a nuestros lugares de estudio y/o trabajo. Por ello es que de manera suficientemente frecuente padecemos retrasos debido a situaciones como esta.

Por supuesto que no es la primera vez que esto ocurre, y cada vez que lo hace cientos de miles de personas padecemos retrasos que van desde 1/2 hasta 3 hrs. Aún cuando estos eventos, afortunadamente, son muchísimo menos frecuentes que los que padecen en vialidades primarias como Insurgentes y/o Reforma, siempre generan antipatía extrema por cualquier causa que estén defendeiendo aquellos que lo realizan.

Varios de los que en ese momento veníamos a bordo de algún transporte público, cercano a la zona de conflicto, en mi caso el bloqueo estaba justo frente a mis narices, tratamos de dialogar con los “inconformes” para llegar al algún tipo de acuerdo. Eso fue un error. Cuando la ignorancia te lleva a convencerte de que eres poseedor de la verdad absoluta, la irracionalidad y la cerrazón son la única consecuencia posible.

Algunas horas después cuando ,superado el bloqueo, arribado a mi destino, realizadas mis actividades diarias y en proceso de regresar a mi casa, nuevamente padecí un congestionamiento víal. Esta vez fue debido a un accidente el el Periférico Oriente. Pero nuevamente la irracionalidad, en este caso de las autoridades, se hizo presente. Cuando se tiene un accidente, en una vialidad primaria y supuestamente “rápida”, y la afectación dura más de una hora, algo esta terriblemente mal.

Esa zona del periférico siempre ha sido conflictiva, en especial por la incorporación de Av. Canal Nacional al Periférico con la intención de alcanzar Av Tlahuac. A nadie se le ha ocurrido poner un semaforo en este cruce, pues es claro que la “auto regulación” de los conductores simplemente no funciona. Sin embargo nada más abrieron un CRIT (del Teletón) y sin importar que sea una “vía rápida” pusieron un semaforo frente al mismo, causando afectaciones en una zona donde no las había … prioridades e impacto mediatico, en fin.

Así pues, a pesar de que el trásito de sur a oriente estaba detenido y de que aquellos que venian de Canal Nacional con la intención de tomar justamente la vialidad bloqueada, no harían sino agravar la situación, no se encontraba un solo agente de tránsito tratando de agilizar el flujo vehicular. Como consecuencia, miles de personas, incluido yo mismo, terminamos nuestro día con un retraso de más de 2 horas y francamente molestos. vaya lunes que me toco pasar … espero de verdad que no se repita demasiado pronto.

Tianguis : Acabo de comentarles acerca de bloqueos, causados por una causa “justa” pero mal informada, y accidentes, presumiblemente causados por exceso de velocidad. Ahora vengo a comentarles sobre una tradición ancestral que podemos ver viva a cada paso que damos y prácticamente en cada calle de nuestra ciudad. El ambulantaje y la informalidad han privatizado las calles y aceras desde hace décadas. Con más fuerza ahora que entonces debido a dificultades económicas y la “falta” de empleo.

El hecho de que una buena parte de la PEA (Población Económicamente Activa) se haya volcado a las calles a vender, desde baratijas hasta ropa y alimentos, se ha convertido en una parte más de la absurda realidad que se vive en este país. Entiendo que muchas personas, generalmente con baja formación escolar, piensen que no tienen otra alternativa que dedicarse al comercio informal; pero cuando los “universitarios” también se convencen de ello … tenemos un muy serio problema.

Si, sabemos que tenemos infinidad de problemas por resolver en este país, y el hecho de que yo diga que tenemos “un muy serio problema” ya no impresiona a nadie a estas alturas. Eso en si mismo esta mal. Cuando nos acostumbramos a pensar que todo lo que ocurre a nuestro alrededor es inevitable y por lo tanto, cuando vemos una falta a las normas establecidas la tomamos por la cosa más natural, entonces si que estamos muy jodidos, mentalmente hablando.

La zoociedad mexicana sigue insistiendo en la falacia de que la formación académica de sus hijos los hará ser “mejores” y por lo tanto CREEN que aquellos que han alcanzado el máximo nivel escolar son “mejores” personas y “mejores” ciudadanos que ellos mismos. Eso es FALSO. El hecho de tener una educación formal de “alto nivel”, o un título profesional muy rimbombante no garantiza bajo ninguna cirscunstancia que uno deje de ser intolerante, ignorante y/o estúpido y para muestra …

Desde hace ya algún tiempo en las instalaciones de la UAM – Iztapalapa se han instalado, en lo que se conoce como la “Plaza del Estudiante”, un grupo de alumnos y pseudo-estudiantes con la finalidad de vender golosinas y cigarros dentro de las instalaciones de la Universidad. Uno de sus “argumentos” principales ha sido que : de hecho existen máquinas expendedoras de Bimbo/Marinela y Coca-cola dentro del campus y que por ello también tienen derecho a ejercer el comercio.

Cuando se quitaron estas maquinas, bajo la exigencia de un grupo organizado para este fin, ellos no se retiraron, pues al fin y al cabo no pertenecen a una gran transnacional o eran parte de un grupo de producción de alimentos. Y más aún, esta es SU UNIVERSIDAD. Así pues, cuando se trato de “quitarlos” de ese espacio hubo una gran cantidad de protestas e incluso bloqueos de ejes viales y agresiones tanto desde los estudiantes como desde las autoridades.

Al día de hoy esos “estudiantes” siguen vendiendo en el mismo lugar, las maquinas expendedoras han sido re-instaladas, y el resto de la comunidad universitaria sigue con su indolencia e indiferencia habitual. Estos individuos han demostrado que pueden hacer su santa voluntad sin consecuencias y que de hecho la Legislación Universitaria, como cualquier otra ley de este jodido país, no sirve para un carajo. Esta es la actitud de aquellos que la zoociedad vé como los “mejores” preparados del país, ignorar las leyes como cualquier otro animnal que ande por allí.

Cierto es que son un grupo minoritario, pero el hecho de que el resto de la comunidad lo acepte como algo inevitable es extremadamente sintomático de la cultura de abnegación e ilegalidad que prevalece en el país. Entonces, yo les pregunto : ¿De verdad tener un título profesional, o estar en proceso de obtener uno, nos vuelve “mejores” personas? ¿La educación formal es la única capaz de generar “mejores” personas? ¿Que hay con los valores que uno obtiene en casa? ¿Existen esos valores?. Realmente no estoy seguro de que las respuestas me vayan a gustar mucho que digamos … ¿o ustedes que piensan?

PD : Lamento que nuevamente el coraje y la negatividad se hayan apoderado de esta líneas. Si así es como se comportan los “universitarios” no me atrevo a esperar mucho más del resto de la zoociedad. Gracias por acompañarme en esta ocasión … hasta la próxima

Estándar
Sociedad Feudal

Casa Abierta a …

El día de hoy quiero contarles una historia. Resulta que los habitantes de un pueblo jóven, bastante peculiar por su entendimiento de la crítica, la justicia y la memoria; y al mismo tiempo similar a otros muchos pueblos en sus aspiraciones de progreso, crecimiento y su búsqueda de la felicidad, pensaban que en medio del mar de porquería en que estaban viviendo, aún existían ciertas islas de paz y seguridad, a las cuales llamaban de manera bastante pomposa: Instituciones de Educación.

Algunos habitantes de este pueblo de que les hablo, principalmente niños, adolescentes y algunos adultos jóvenes, eran enviados a estas íslas pues se consideraba que allí serían instruidos en las virtudes, los valores y el conocimiento necesario para que pudiesen desempeñarse, mejor que sus padres, en el salvaje y despiadado mundo a que pertenecían.

Este pueblo tan simpático sabía que su vecino del norte había experimentado verdaderas tragedias en estas supuestas “íslas“, pero siendo de cortas miras y aún más corta memoria, nunca se le ocurrio pensar que tal cosa podría sucederle. Esta ilusión sobre la existencia de las susodichas “íslas” persiste al día de hoy, pero dada la naturaleza de quien la ha mantenido cabe preguntarse: ¿Existen las mísmas?, y de ser así ¿Aún mantienen su naturaleza utópica?

Preguntas como las anteriores no tiene una respuesta fácil, sería imprudente de mi parte tratar de dar una respuesta generalizada, pero si puedo hablarles de mis experiencias cercanas. Como sabrán, pues lo he puesto en mi perfil, pertenezco desde hace algún tiempo a la llamada “comunidad estudiantil” de la Universidad Autónoma Metropolitana – Iztapalapa, donde he podido aprender algunas cosas útiles y he presenciado algunos hechos peculiares.

De acuerdo a los parámetros de este pueblo a que ustedes y yo pertenecemos, en este lugar habitan algunos de los mejores integrantes del mismo. Como decía en mi pequeño relato previo, la ilusión de que en estos lugares aún existe el respeto, los valores y todos sus habitantes convivimos en un ambiente de igualdad, tolerancia y apoyo sobrevive hasta el día de hoy. Pero resulta que, de acuerdo a mi experiencia, no solo en esta institución, sino en algunas otras, esa idea es bastante imprecisa y poco cercana a la realidad.

El último evento que me confirma que efectivamente tal ilusión no existe es el hecho de que a una estudiante, mi amiga Cármen, le sustrajeron ( le robaron pues..) su computadora portátil hace solo un par de semanas. En un video de seguridad que se ha difundido por varios lugares, incluyendo Mi Canal en YoyTube se presentan las imágenes que documentan este acto de criminalidad en una de estas supuestas íslas que cree tener el pueblo mexicano

En este video se muestra el ingreso, a uno de los edificios del campus (llamado internamente: Edificio Anexo al T, o simplemente Edificio AT), de un individuo vestido con pantalón de mezclilla azul, con chamarra y gorra del mismo color así como un chaleco “verde militar”, quien se coloca en la entrada del cubículo 19 (uno de los laboratórios de cómputo de la UAM-I) del segundo piso y se comporta de manera sospechosa. Si observamos detenidamente, este individuo parece estar esperando o vigilando a alguien. En algún momento del video se ve salir de este cubículo a una mujer jóven que viste un sueter color blanco (Cármen) en compañia de uno de sus conocidos.

En el video también se aprecia que la puerta del cubículo está frecuentemente abierta, pues los estudiantes que hacen uso del mismo, siendo este un laboratorio de cómputo, entran y salen de manera frecuente. Pasados unos minutos de la salida de Cármen, el individuo entra en el cubiculo y permanece dentro por espacio de unos 45 a 50 segundos. Al salir se observa que está cerrando su mochila donde, presumiblemente, se encuentra la computadora portátil (Laptop) de Cármen.

El resto del video nos muestra la trayectoria que el sujeto este siguió para abandonar el edificio. En una de las tomas se observa un teléfono y un escritorio donde supuestamente debería de estar el vigilante, esa es la entrada al edificio. Finalmente vemos el regreso de Cármen y su reingreso al laboratorio ,después de unos instantes vemos su salida, evidentemente sorprendida y afectada, junto con varios de sus compañeros … ¡ El robo ha sido consumado !.

La UAMI Trás las Rejas

Debo aclarar algunas cosas. Primero: La existencia de esas cámaras de seguridad no es, desde luego, casualidad. Fueron colocadas ahí por petición de la comunidad estudiantil, pues resulta que ya habían ocurrido eventos semejantes, en ese laboratorio y otros más, donde se han robado proyectores, partes de computadoras de escritorio (principalmente las llamadas “Tarjetas Madre”), y varios otros elementos.

Segundo: El video original dura por lo menos entre 15 y 20 minutos, ha sido recortado por cuestiones de practicidad en el tiempo de los espectadores. Lo que quiere decir el hecho de que una persona, que no sabemos si es o no integrante de la comunidad estudiantil, pueda permanecer tanto tiempo “merodeando” implica que nadie estaba realizando la observación necesaria de las cámaras.

Tercero: La razón de que no podamos decir de manera inequívoca que esta persona pertenece a la comunidad de la UAM-I es simpple: No existe ningún control en las diferentes entradas al campus universitario. A este lugar puede acceder quien así lo desee, sea estudiante de esta “Casa Abierta al Tiempo” o no. La justificación viene del hecho de que se trata de una “Institución Pública” y por lo tanto no se puede prohibir la entrada de ningún habitante de este bendito país.

De estos tres puntos, los dos últimos me parecen muy preocupantes. El hecho de colocar cámaras de seguridad implica el hecho de que debe existir un grupo de personas encargadas de “monitorear” lo que en ellas ocurre ¡Las Cámaras No Se Vigilan Solas!. Por otra parte, si bien es cierto que tratándose de una “Universidad Pública” no podemos restringir el acceso al campus, si podemos y debemos contar con controles de acceso muchísimo más estrictos a ciertas áreas del mismo, donde existe equipo o información sensible.

En particular en este edificio existen varios laboratorios con equipo de cómputo, equipo para la medición de señales eléctricas y demás, los cuales tiene un costo bastante elevado, pero sobre todo son valiosos por las actividades que con ellos realizamos los estudiantes de esta universidad. Las autoridades y el sindicato de trabajores se han enfrascado desde siempre en su propios conflictos “obrero – patronales“, olvidando de manera sistemática y descarada las necesidades y demandas de la razón de ser de esta y otras instituciones similares: Los Estudiantes.

Entiendo desde luego que en esta ocasión se trata simplemente del robo de una computadora, pero me pregunto si será necesario que asesinen a algún miembro del cuerpo docente o estudiantil, como ha ocurrido en muchas ocasiones en las instituciones de los Estados Unidos, para que se tomen medidas serias de seguridad en favor de todos los integrantes de la comunidad de la UAM-I. Así pues, como mencioné al principio, estas “islas utópicas” no existen.

Mientras se siga ignorando la voz de los estudiantes por parte de las autoridades y los trabajadores de esta “Casa de Estudios“, lo único que podemos hacer los estudiantes es cuidar cada quien de si mísmo, y si podemos, de aquellos a quienes apreciamos, pues evidentemenete vivimos en México, no somos una excepción ni tenemos privilegio alguno. En lo particular me preocupa la posibilidad de que se trate de un estudiante, pero recordemos que sicarios y delincuentes provienen de la misma sociedad a la que lesionan, y los estudiantes no son diferentes en ese sentido.

Espero sinceramente que esta pequeña denuncia, y la imitación de reflexión que la acompaña, puedan servir no solo a los estudiantes de esta universidad, sino a las de otras instituciones similares. Cuíden de si mísmos, y sus pertenencias en todo momento, pues los pasillos y las aulas de nuestras “Instituciones Educativas” no son diferentes de las calles que transitamos. Lo más sano, aunque en definitiva lo más triste, es desconfiar, al menos hasta cierto grado, de las intenciones de aquellos que los rodean; así de mal estamos y no parece que la situación vaya a mejorar en el futuro cercano. …. ¡ Viva México !

Estándar