Día de Muertos

Reflexiones sobre la muerte: Una comunidad.

«No esperes a que sea muy tarde,
para decirle a alguien cuanto lo quieres,
cuanto te importa.

Porque cuando se haya ido,
no importará cuan fuerte grites o llores,
ya no podrá escucharte.»

— Rose Lovey

Como les comentaba la semana pasada, muchos miles de millones de personas en este planeta comparten la esperanza de llegar a “un lugar mejor” al término de esta vida, comparten la creencia de que hay un premio para “los buenos” y un castigo para “los malos”, ambos eternos. Las creencias son elementos poderosos, que pueden generar una gran cohesión entre individuos que de otra manera no compartirían de manera civilizada, incluso gustosa, tiempo y espacio.

En efecto, como dijo Steve Jobs durante su discurso en Stanford, ni siquiera quienes aspiran a “llegar al cielo” quieren morir para tener que llegar allí. Cuando alguien muere, siempre será una experiencia privada y personal; sin embargo, es una experiencia que muchos vivirán en medio de una comunidad. Aquellos que comparten una creencia se unen, en apariencia al amenos, con los familiares del fallecido.

Ideas curiosas que logran construir, de manera temporal o permanente, un sentido de pertenencia e incluso de hermandad. Rituales en los que participan los miembros de la comunidad, para pedirle misericordia a su deidad con aquel que acaba de fallecer. Este sentido de comunidad es fuerte, en el momento, y frecuentemente después del mismo. Los seres humanos somos, después de todo, animales sociales que estamos en búsqueda constante del cobijo y la aprobación de los otros.

==> Continuar leyendo …

Estándar
Día de Muertos

Reflexiones sobre la muerte: El más allá.

«Nadie quiere morir. Incluso quienes quieren ir al cielo no quieren morir para llegar allí. Y sin embargo, la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie la ha evitado jamás. Y eso es tal y como debe ser, porque LA MUERTE es muy posiblemente la mejor invención de esta vida. Es el agente del cambio. Elimina lo viejo, para hacer espacio a lo nuevo.» – Extracto del discurso ofrecido por Steve Jobs en junio de 2005 en Stanford. Traducción libre por DKPX.

Saludos estimados lectores y bienvenidos una vez más a este espacio. En esta tercer entrega de mi serial: Reflexiones sobre la muerte, quiero compartir con ustedes un par de ideas sobre un concepto que ha ocupado las mentes de miles de millones de seres humanos a lo largo de toda la historia de nuestra especie: El más allá.

¿Qué hay después de la muerte? ¿Existe algun lugar a donde nuestra conciencia, nuestro espíritu, vaya a dar cuando la vida termina?. Mentes de muchos lugares, de todo tipo, grandes y pequeñas, han tratado de dar respuesta a estas preguntas, y varias otras similares. Como siempre, mis aportaciones a este interesante temaa serán insignificantes sin duda. No es un tema que me haya llamado especialmente la atención, seguramente hay muchos materiales que lo cubren de una u otra forma, pero la verdad es que los desconozco.

Mis ideas en este tema, como en muchos otros, provienen de las preguntas que yo mismo me he planteado a lo largo de los años, y de las propuestas de respuesta que mi mente, con conocimiento limitado, ha podido elaborar. También de mi formación religiosa, de mis experiencias con la muerte de familiares, amigos y/o conocidos y que, afortunadamente, han sido pocas, hasta ahora.

Tunnel_Light

==> Continuar leyendo …

Estándar
Día de Muertos

Reflexiones sobre la muerte: Los sepultureros.

Hay quienes ven su labor como secretaria(o), recepcionista, o cualquier otra, como algo desagradable. Por otro lado, muchas actividades humanas son consideradas como desagradables o indeseables por la sociedad en su conjunto, por ejemplo: barrendero, prostituta, y algunas más. Sin embargo, pienso que una de las labores que siempre han sido y serán necesarias, y que no es probable que jamás reciban algún tipo de agradecimiento, mucho menos algún reconocimiento, es la del Sepulturero.

Jamás he tenido la oportunidad de platicar con alguno de ellos, mucho menos de conocer a nadie que se dedique a dicha labor. Debido a ello, mas que conocimiento y anécdotas, este será un escrito plagado de preguntas y suposiciones. Por alguna razón la vida y obra de quienes se dedican a depositar los restos mortuorios de aquellos que han partido, en el lugar último de su descanso, es algo que me parece intrigante.

Es la de ellos, una labor ingrata. ¿Cuál pudo haber sido el conjunto de decisiones y circunstancias que los llevaron a realizar esta actividad?. Algún día también les tocará estar al otro lado de una pala, ¿Alguno de sus colegas realizará la misma labor que ellos en vida?, ¿Quizá incluso algún familiar que se dedique al mismo oficio?. En medio de las lágrimas y el dolor, podemos hallar a seres que trabajan a plena vista, pero al mismo tiempo resultan invisibles.

Interred

==> Continuar leyendo …

Estándar
Día de Muertos

Reflexiones sobre la muerte: Crimen y castigo.

La muerte es la única certeza que tenemos en esta vida. La forma en que esta ocurra varía de persona a persona. Entre nosotros habrá quien muera de vejez, en cama, rodeado de sus seres queridos. Habrá quien muera por alguna enfermedad crónica y/o degenerativa. Podría seguir listando, de manera inútil, las múltiples causas y formas en que los seres humanos abandonamos esta existencia, sin importar las causas siempre será doloroso para los familiares, amigos y/o conocidos que continuarán viviendo en esta realidad, pero ustedes y yo sabemos que hay muertes más dolorosas e incomprensibles: Las muertes súbitas.

A diferencia de la muerte por vejéz o enfermedad, donde podemos tener un periodo de preparación para “lo peor”, la muerte súbita suele sacudirnos de una manera particularmente dolorosa, suele haber un sentimiento instantáneo de rabia y, desde luego, pérdida. Dentro de la muerte súbita (digamos por ejemplo: Infarto fulminante) hay un tipo particularmente doloroso: La muerte violenta.

Ya sea por accidente, ya sea por la intervención de un tercero, este tipo de muertes son sin duda las que dejan la huella más profunda, las que sin duda son extremadamente dolorosas para los dolientes. En el caso de los accidentes, sin duda surge la pregunta ¿Pudimos haber hecho algo para prevenirlo?, y en el caso particular de los asesinatos miles, quizá millones de preguntas, cuya respuesta termina siendo irrelevante, inundan nuestra mente.

==> Continuar leyendo …

Estándar
Día de Muertos

Sabrosa Calaverita.

Saludos !

Hace ya un par de semanas de mi última publicación, he tenido algunos asuntillos de salud, escolares y de trabajo, y la verdad es que no he salido todo lo bien que quisiera de ninguno de ellos. El día de hoy me permito compartirles una pequeña reflexión sobre una de las tradiciones más interesantes, obscuras, sabrosas y divertidas que poseemos en este país: El Día de Muertos.

Este año, como desde que tengo memoria, nuevamente se ha dado el debate entre “Día de Muertos” Vs “Halloween“. Están los ultranacionalistas/patrioteros que defienden el primero; están las “nuevas generaciones” que defienden la diversión del segundo. Yo vivo en una de las regiones donde desde hace años se practica una curiosa y entretenida mezcla de ambos: Xochimilco.

Si bien no soy nativo de esta delegación del DF, he pasado 2/3 de mi vida aquí y desde que llegue he vivido con esta mezcla. Aquí los niños, jovenes y muchos adultos se disfrazan de acuerdo con las importaciones gringas pero realizando el ritual de rezo y petición que se ha practicado desde tiempos coloniales, o al menos eso me han comentado aquellos nativos con quienes he convivido.

La realidad es que el halloween es diversión y nada más, quizá por ello los más jóvenes se ven atraidos por esta tradición gringa. El día de muertos por otro lado es un rito algo más serio, religioso y desde luego ancestral, que requiere de una cierta dósis de madurez para entenderlo en su totalidad. En uno nos divertimos fingiendo ser seres de las tinieblas, en el otro reflexionamos sobre las vidas de quienes se han ido y esperamos su retorno. En uno la muerte es un juego que se disfruta con dulces, en el otro la muerte es una compañera con quien se disfruta de mole, música, pan y tequila.

Como ya he dicho, en la delegación Xochimilco es común utilizar disfraces de vampiros, brujas y momias, pero pedir la calaverita rezando un “Padre Nuestro” y cantando, en lugar del “Trick or Treat” (Dulce o Travesura) que se practica en nuestro vecino del norte. Además de los disfraces y las fiestas típicos de la tradición extranjera, se colocan las ofrendas de fruta, comida y bebida, así como el tradicional “papel picado” y las flores de Cempazúchitl que han existido en nuestro país desde sus orígenes.

Así pues, a mi la discusión de si uno deberia desaparecer y el otro continuar me parece un sinsentido. Vivimos en un mundo global, donde es verdaderamente dificil, si no imposible el conservar una tradición sin alteraciones, mejoras o detrimentos. Que si se pierde “nuestra” tradición se pierde cultura e identidad es cierto en parte; pero que las filttraciones y cambios son innevitables también lo es. En lo personal no veo el “Día de Muertos” desapareciendo, al menos no en el futuro cercano; ni veo más fuerte al Halloween hoy de lo que fue en los tiempos que yo era más joven.

Los mexicanos tenemos una relación muy peculiar con la muerte: bailamos,bebemos y comemos con ella, e incluso nos la comemos (las calaveritas de dulces y granos), le hacemos poesía (con las tradicionales calaveritas-literárias), pintura y artesanias diversas. No sé si nuestra relación es mejor o peor que la de otros paises y otras culturas, simplemente es diferente; es muy sabrosa (yo en lo personal disfruto mucho del “Pan de Muerto” que se vende en el DF, pues la variedad de estos panes, como de otros alimentos, es enorme), incluso este sabroso pan tiene por si mismo una gran cantidad de significados en el contexto de estas celebraciones. Celebren lo que celebren, disfruten de lo que disfruten, de verdad espero que se lo pasen muy bien, y ya encarrerados:

Buenos días paloma blanca,

hoy te vengo a saludar,

saludando tu belleza,

y tu reino celestial.

Los que suben ya no bajan,

los que bajan ya no suben.

Con los huesos de mi suegra,

voy a hacerme una escalera,

pá subirme y gritar:

¡ La Calavera Tía !

(Fragmento de los cánticos que se practican en mi querido Xochimilco, hay diversas versiones y versos más o menos populares que involucran desde luchadores hasta personajes de TV, se precede de una oración y se esperan a cambio frutas, bebidas y dulces de parte de aquellos que recibieron bendiciones y deseos de buena salud)

PD: Como siempre, las imágenes presentadas le pertenecen a sus respectivos autores. Particularmente la primera y la última pueden ser halladas en “DeviantART“; los invito cordialmente a que visiten los espacios de estos artistas para que aprecien un poco más de su trabajo en los siguientes dos enlaces: Halloween y Felices Fiestas

Estándar