Entretenimiento

La Guarida (V 2.0)


( Esta es la versión de texto del más reciente video de Dark Paladin X )

La mañana había sido tranquila, aunque la madrugada no tanto. Entre diversión y pendientes Toño no había dormido lo que era debido, pero comenzaba a habituarse a que sus sueños duraran poco y que la realidad, que casi siempre le parecía gris, ocupara la mayor parte de su día.

Se había levantado temprano, había asuntos que atender ese día, urgentes si es que deseaba conservar la herramienta de su trabajo por algún tiempo más. La rutina sería rota, podría dedicar el día a cuestiones diferentes de lo cotidiano y estaba decidido a sacarle el máximo provecho.

Una vez hubo realizado su rutina matutina salió de casa y tomó el transporte que lo llevaría del sur al poniente, donde esperaba encontrar los elementos necesarios para que la herramienta de su trabajo pudiera seguir funcionando.

Llegó a la vía principal de la masa informe que conformaba la ciudad, y allí comenzaron a ocurrir esos pequeños detalles que hacen disfrutable casi cualquier día… … casi cualquiera.

Al tomar su tercer transporte sonrió ya que venía prácticamente vacío, lo que era cada vez menos frecuente. Genial. Durante los primeros minutos del trayecto notó otro hecho peculiar: el trafico era bastante fluido. Esto, que en general es tomado como poca cosa, para él se convirtió en otro detalle que apreciar, uno que, de tan raro últimamente, parecía cosa de magia.

El viaje continuaba con tranquilidad y Toño comenzó a pensar en las posibilidades del día, que habían mejorado bastante en los últimos minutos. Esperaba que, al llegar a su destino, siguieran siendo tan buenas como prometían.

La herramienta de su trabajo le había servido bien durante los últimos meses, pero ahora requería de algunas refacciones, esa era la razón de este viaje. Esta misma herramienta quizá le brindaría la oportunidad de alcanzar nuevas metas, esas metas que tanto había soñado y que parecían estar finalmente a su alcance.

Al mismo tiempo que meditaba sobre su presente y las perspectivas del futuro, observaba a través de la ventana el cambio, sutil pero innegable, entre las colonias populares y aquellas otras que habitaban algunos privilegiados.

La realidad, tan terca como siempre, interrumpió sus pensamientos. Pero era necesario mantener una actitud diferente el día de hoy, era necesario tratar mantener el buen ánimo.

Esta etapa de su viaje concluía y para continuar rumbo a su destino era menester descender a las profundidades.

El paradero era como lo recordaba, tan ordinario, poco agraciado y caótico como la última vez que estuvo allí. Los gritos de los comerciantes y los olores de las calles y la comida que allí se ofrecía generaban una mezcla embriagante.

La primera escalera lo llevó un par de metros bajo la superficie. Una vez allí debió hacer fila y comprar su boleto de acceso.

Luego, se dispuso a seguir hacia el corazón del lugar. En muy raras ocasiones había tenido la necesidad de visitar esta zona de la ciudad y menos aún de hacerlo por este medio.

La posibilidad de una aventura, de un enfrentamiento con lo desconocido, era justamente lo que le hacía querer levantarse de la cama cada mañana.

Una nueva escalera lo llevo a una sección de la estación que le era medianamente familiar, pero era necesario descender aún más. Así que continuó y tomó una tercera escalera.

¿Cuantos metros había descendido ya? realmente no lo sabía, ¿20, 30 quizá?, y aún necesitaba descender más. Descendió por una cuarta y aún una quinta escalera, más de 40 metros bajo la ciudad.

Le parecía curiosa la naturalidad con que las masas vivían una experiencia que a él le parecía francamente extraordinaria; una sonrisa en su rostro y un brillo en sus ojos lo mostraban a las claras a todo aquel que posara sobre él su mirada.

Llegó finalmente al túnel donde esperaría su siguiente transporte. La masa de rostros indistinguibles que allí se congregaba no mostraban emoción alguna, bueno, varios de ellos mostraban franco fastidio.

Esos curiosos aparatitos, que muchos portaban entre sus manos, parecían cegarlos de la maravilla que los rodeaba. Cierto que el lugar no era precisamente agraciado, pero el hecho de estar allí, en las profundidades, era algo extraordinario y bello por sí mismo.

Entonces recordó esas historias que tanto le gustaban. Historias donde había que derrotar al mal o salvar a una princesa recorriendo calabozos y explorando guaridas de feroces bestias.

En otras, se trataba de catacumbas donde los muertos jamás dormían, o bien templos perdidos donde el espíritu de poderosos hechiceros del pasado esperaban a aquel digno de heredar su sabiduría ancestral.

De pronto, hubo un momento de tenso silencio. La expectativa de muchos de los presentes era algo casi palpable. Un rugido se escuchaba en las profundidades del túnel. Algo se aproximaba y el rugido crecía a cada momento, un sonido que presagiaba el final.

La bestia estaba finalmente aquí y todo el lugar se estremecía con su llegada.

Fue solo un instante y la magia desapareció. Su mente volvió al presente, a la meta del día.

Restaban solamente unos minutos de trayecto hasta su destino. Masas de personas, indistinguibles unas de otras, salían de la bestia de color anaranjado en medio de un aparente caos.

Entró, empujado por un sinnúmero de rostros sin nombre y las puertas se cerraron detrás de ellos.

Mientras el tren se alejaba por el túnel, también lo hacía la presencia del dragón que Toño casi había podido tocar.

Volvería a visitar la guarida, no tenía ninguna duda de que así sería, pero por ahora la realidad inmisericorde demandaba su atención una vez más.

— — —

Espero que este pequeño relato haya sido de su agrado. Recuerden seguir las redes sociales del canal y suscribirse.

También compartir este video con sus amigos y conocidos. Los espero la próxima semana para compartir una nueva idea.

Hasta entonces.

— — —

Originalmente publicada el 14 de octubre de 2011:

http://wp.me/pXJpP-kk

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s