Cinefília

Star Wars: Las Precuelas.

“Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…”

Star_Wars_Logo

En 1983 se presentó el “último” capítulo de un cuento que ha entretenido e inspirado a millones: Star Wars. Durante más de una década, los fans de esta historia disfrutaron de videojuegos, shows de TV, comics, novelas y demás productos derivados de la trilogía iniciada por George Lucas, allá en 1977.

Dieciséis años después, cuando ILM (Industrial Light and Magic) y Lucas Film, habían amasado una cantidad enorme de prestigio y experiencia en la creación de productos multimedia y efectos especiales para la TV y el Cine, George Lucas y Rick McCallum decidieron “terminar” la obra original, contando el origen de uno de los villanos más emblematicos de la historia del entretenimiento: Anakin Skywalker/Darth Vader.

Ahora, todos los entendidos en el universo, básico y ampliado, de Star Wars saben que cada uno de estos nuevos episodios de la saga palidecen de manera grosera cuando se les compara con los episodios originales. Una de las razones, quizá la principal, de que ello sea así es que George Lucas tuvo total y absoluto control sobre la creación de estas nuevas películas, y los recursos económicos y técnicos para hacer realidad su visión, a diferencia de lo que ocurrió con la trilogía original. El resultado final ha puesto de manifiesto que Lucas no es, ni de lejos, el cuenta cuentos que se pensaba, o que por lo menos sus habilidades como escritor y director de cine dejan mucho que desear.

Nuevamente, se ha debatido hasta el cansancio esta nueva serie de películas. Y si bien hay un cierto grupo de personas que sinceramente las disfrutan, el consenso general es que no están a la altura de las expectativas que muchos teníamos, ni de las promesas que Rick y George hicieron cuando iniciaron su producción. En esta ocasión, utilizaré material de 2 fuentes, con cuya opinión, a grandes rasgos, coincido. Ellos son: Mike Stoklasa (RedLetterMedia) y Jeremy Jahns.

Sin duda muchos de los fans más entendidos en el tema ya habrán encontrado los materiales creados por estas dos personas, sobre todo si consideramos que ambos gozan de bastante popularidad en las redes sociales y, en especial, en YouTube. Pero también es posible que, dada la inmensa cantidad de material que puede uno hallar al respecto, haya quien no los conozca.

La idea es la siguiente: expondré las ideas que considero más interesantes de cada una de estas fuentes, y sobre ellas haré las anotaciones que considere pertinentes. Esta será una publicación bastante larga, es probablemente a la que más tiempo le he dedicado desde que comencé con este espacio. De verdad espero que sea de su agrado. Comencemos describiendo brevementre a nuestras fuentes.

RedLetterMedia (RLM).

RedLetterMedia (De acuerdo a Wikipedia) es una compañia de producción operada por los creadores independientes Mike Stoklasa (anteriormente parte de GMP Pictures) y Jay Bauman (anteriormente parte de Blanc Screen Cinema). Son más conocidos por su canal de YT donde tienen varios shows de crítica y entretenimiento. Probablemente el más popular de ellos sea el llamado “Half in the Bag”, seguido de las Reseñas del personaje conocido como Mr. Plnkett (Cuya voz es interpretada por Mike Stoklasa).

Jeremy Jahns.

Jeremy Jahns es un YouTuber, y un comentador de cine. El nunca se ha definido a sí mismo como un “crítico”, es solamente un tipo al que le gusta ir al cine y platicar de sus experiencias. Jeremy inició sus actividades hace unos 7 años, con un video sobre Metal Gear Solid. Su primer reseña/comentario sobre cine fue hace 6 años, con Transformers 2: Revenge of the Fallen. Yo tuve mi primer contacto con su contenido gracias a su video sobre Avatar, de James Cameron, hace unos 5 años, y lo he seguido desde entonces.

Ahora, ántes de continuar, una anotación adicional. Este escrito está basado fundamentalmente en las reseñas hechas por RLM, y debo introducir a su personaje más conocido. Harry Plinkett. Mr. Plinkett es un gordo sociópata. Y es bastante conocido por sus reseñas de las Pre-quelas de Star Wars, aunque también ha analizado Star Trek. Desde luego los invito a, en cuanto tengan un tiempo, ver y escuchar las ideas originales de Plinkett, pero quizá su voz, o su retorcido sentido del humor, puedan resultarles chocantes. Cada reseña dura aproximadamente 100 minutos, y en ellas se tratan en detalle tanto los aspectos técnicos, como los narrativos, de las precuelas.

*** En el año de 1999 llegó a las salas de cine: “Star Wars: Episode I – The Phantom Menace”, escrita y dirigida por George Lucas.

the-phantom-menace-poster

RLM – The Phantom Menace.

De acuerdo con Plinkett, en los primeros instantes de la película, no existe ese sentido de urgencia, que sí había al inicio de la trilogía original. El inicio es lento y aburrido. Por otro lado, también dentro del inicio, Lucas falla en establecer de manera adecuada el conflicto. Cuando los Jedi (Obi Wan y Qui-Gonn) se enfrentan por vez primera a los androides, rápidamente queda claro que estos no son una amenaza.

Otra de las principales fallas que Plinkett expone sobre el Ep. I es: la falta de un verdadero protagonista. Alguien con quien la audiencia pueda identificarse y tener una conección emocional. Alguien que nos importe. Ni Obi Wan, ni Qui-Gon, ni Padme, mucho menos el jóven Anakin sirven a tal propósito. Como no tenemos a este personaje, que nos sirva de guia, que nos permita acompañarlo superando dificultades, y se trata de una historia ambientada en el espacio, que es algo que no puede existir hoy para nosotros en la “vida real”, es difícil establecer empatía con una historia que, además, no parece tener un objetivo claro.

Relacionado en el punto anterior, en esta película, y a lo largo de todas las precuelas, Plinkett menciona que Lucas falla terriblemente al caracterizar adecuadamente a sus personajes. Hace un pequeño experimento donde le pide a sus amigos describir a X personaje, si utilizar elementos como la vestimenta o su papel dentro de la película. Mientras que todos podemos describir en amplio detalle a Luke Skywalker, Han Solo y Leia, muy pocos podrían hacerlo con Qui-Gonn, Obi Wan, Padme o Anakin, ellos no tienen características distintivas que los hagan memorables para nosotros.

No es sino hasta que ya está avanzada la película, una vez que se ha encontrado y rescatado a Anakin, y se ha llegado a la capital galáctica, Coruscant, que conocemos la trama, el conflicto con el que se ha de lidiar. Una hora después de iniciado el viaje. Plinkett describe la trama como sigue, aunque admite que no está del todo seguro: Palpatine busca crear una crisis en Naboo, el planeta al que él representa, de manera que la reina proponga un voto de no confianza en el Canciller Valorum, actual lider del Senado Galáctico, forzar elecciones y que él pueda entonces acceder al poder. Si esto es así. ¿Qué papel juega Anakin, o los dos Jedi en todo esto? ¿Cuál sería la ventaja que de tal situación sacaría la Federación de Comercio? ¿Por qué existió un bloqueo en primer lugar?.

Ya para terminar, Plinkett menciona lo que el denomina: El efecto de multiplicación de los finales. Menciona que desde el Episodio IV se han ido complicando los finales de las películas. en el Ep. IV solamente había una línea dramática: El ataque de los rebeldes contra la Estrella de la Muerte. En el Ep. V ya había dos: El escape de Leia y Chewbacca de la colonia minera, y el enfrentamiento entre Luke y Vader. Finalmente en el Ep. VI ye teníamos trés: Luke confronta al Emperador, La batalla por destruir el generador en Endor, y el ataque de la flota rebelde contra la nueva Estrella de la Muerte.

Llegamos pues al Ep. I, donde tenemos cuatro líneas dramáticas peleando por nuestra atención: El enfrentamiento entre los gungans y los androides, la reina Amidala tratando de capturar al Virrey de comercio, Anakin involucrado en la batalla contra el bloqueo, y el enfrentamiento de los Jedi contra Darth Maul. Cuatro líneas con tonos dramáticos distintos ocurriendo simultáneamente. Eso no funciona. Pareciera que en la revisión del producto, previo a su lanzamiento, Lucas admite haberse sobrepasado en su ambición, pero también que hay poco que pueda hacer para corregir lo hecho durante el proceso de edición. Rick McCallum parece haberse quedado sin palabras ante lo que estaba viendo en la pantalla.

Jeremy Jahns – The Phantom Menace.

La reseña de Jeremy es mucho más breve que la de Plinkett, a pesar de eso tiene un par de puntos interesantes. Al inicio, comenta que en su momento fue divertido ver a los Jedi (Obi Wan y Qui-Gonn) en la plenitud de su poder. Destruyendo Androides a diestra y siniestra. Pero la novedad pasa rápidamente. Después, se siente como cuando en un videojuego activas el “modo Dios” y comienzas a destrozar todo y a todos. No hay reto, no hay tensión. Me parece que es un punto en el que muchos estamos de acuerdo.

Desde que salió esta película, se sabía que en la siguiente Anakin ya sería un adolescente, o un adulto jóven. De manera que Jeremy se pregunta, como muchos ántes y después lo han hecho: ¿Era necesario ver a Anakin Skywalker como un niño?. Dado que es así, y que el niño seleccionado no es un buen actor, resulta difícil para la audiencia tener empatía con el personaje.

En este punto es donde Jeremy establece lo que él asume fue el motivador de esta primera entrega: La carrera en Tatooine. Jeremy sostiene que la única razón de que esta película haya sido realizada es para poder crear el videojuego de carreras basado en esta parte de la película.

El siguiente punto que toca Jeremy es que, al llegar a la mitad de la película, a lo que debiera ser el desarrollo del conflicto, tenemos entre manos una pseudo-intriga política en la capital de la galaxia, Coruscant. Pero no es una intriga lo suficientemente bien planteada, contada o llamativa, para mantener el interés de la audiencia. Esta es, según Jeremy, la parte más aburrida e inútil de la película. Coincido con él.

Jeremy, al igual que Plinkett, menciona que en el climax y desenlace de la película hay demasiadas cosas ocurriendo al mismo tiempo. De las 4 líneas dramáticas, que también comenta Plinkett, Jeremy opina que las relacionadas con los Jedi y con Padme tienen sentido como parte de la ¿trama?. Pero, las relacionadas con Jar Jar y los Gungans (por irrelevante), y la relacionada con Anakin y el bloqueo (por ridícula) debieran haber sido eliminadas de la versión final. Aunque, como ya sabemos, por la forma en que Lucas filmó la película esto no era posible.

Jeremy menciona lo conveniente que resulta el hecho de que quemar el cuerpo sea una especie de ritual funerario Jedi. Al igual que muchos de nosotros, Jeremy suponíam que Luke había quemado a su padre porque era la única forma de disponer del cadaver que tuvo en ese momento. Pero al parecer Luke sabía, de alguna manera, que eso es lo que debía hacer. Una muestra de como George Lucas siente la necesidad de hacer que todo conecte de una forma u otra. Algo que no tiene sentido en el contexto de la hsitoria, pero en fin.

Así tenemos que esta primera entrega fue un éxito de taquilla, pero al mismo tiempo dejó a los fans insatisfechos. Desde luego Plinkett y Jeremy comentan varias cosas más respecto del ritmo y la calidad de la historia, otros aspectos técnicos y dramáticos. Pero no los he incluido aquí. Recuerdo que cuando ví esta película por primera vez salí de la sala preguntándome ¿Que es exactemente lo que había pasado?, ¿Cuál había sido la finalidad de todo lo ocurrido?. Me había divertido, sin duda, pero al comenzar a hacerme preguntas, no sabía el por qué.

*** En el 2002: “Star Wars: Episode II – Attack of the Clones” arribó a las salas de cine de todo el mundo. Escrita por George Lucas y Jonathan Hales, y dirigida por George Lucas.

attack-of-the-clones-poster

RLM – Attack of the Clones.

Inicialmente Plinkett hace la pregunta obligada ¿Por qué no pudo haber iniciado las precuelas en esta segunda entrada?. Al final de esta película sabemos que los eventos de la anterior son irrelevantes, pero quizá Lucas sepa algo que obviamente nosotros no.

Plinkett hace una analogía : Attack of the Clones es como si alguien tirara al piso las piezas de 5 rompecabezas distintos, las revolviera, y nos dijera que tenemos una hora para armarlos todos. O de lo contrario, nos encerraría en un refrigerador lleno de cucarachas carnívoras.

En los primeros minutos de la película se nos dice, no se nos muestra, que Obi Wan y Anakin han compartido varias aventuras juntos. Aquí Plinkett hace la obvia y odiosa comparación entre la “amistad” de Obi Wan con Anakin, y la amistad de Luke con Han Solo. Una que solo podemos suponer, y la otra que nosotros vimos surgir y florecer. Una que no podría importarnos menos, cosa que esta película no ayuda a corregir; y la otra que resulta interesante, entretenida y memorable.

Posiblemente el aspecto mas irritante de esta película, así lo entiende Plinkett, es que Lucas trata, de manera por demás fallida, de vendernos una historia de amor entre Padme y Anakin. Y aquí surge una pregunta ¿Exactamente cómo es que la historia de amor entre Padme y Anakin se siente tan acartonada, simplista y vacía?. Los diálogos son sosos y sin emoción, lo cual no sólo es culpa de los actores, sino de un guión mediocre. No hay química, no hay conexión, entre dos personajes que supuestamente llegarán a enamorarse.

Plinkett compara la relación de Anakin y Padme, con la de Han y Leia. Mientras que en las precuelas se nos dice que los personajes están enamorados, en la trilogía original los vemos enamorarse. Queda entonces de manifiesto que Lucas no es capaz de escribir y filmar una historia de amor entre sus personajes, una historia que se sienta natural, humana, y no como un conjunto de clichés..

Plinket hace un nuevo ejercicio. Mientras los hombres, según él, tienen una lista más o menos corta de requerimientos para escoger pareja, las mujeres suelen ser algo más selectivas. Una lista detallada de las cosas que, en opinión de Harry Plinkett, buscan las mujeres en su pareja. Dicha lista nos es mostrada a partir del minuto 7:58 de la 2da parte de su reseña (Véanla, de verdad no se arrepentirán). Luego continúa con todas las formas en que Anakin falla miserablemente en la mayoría de los elementos de dicha lista.

Una de las escenas más pobremente desarrolladas de las precuelas, es la que se desarrolla en el taller de Tatooine, cuando Anakin le habla a Padme de la masacre que realizó en medio del desierto. Resentimiento, odio y una diatriba megalómana salen de los labios de Anakin, con una Padme perpleja detrás del él. Una Padme que, a pesar de todo lo negativo en la persona y sobre todo en el carácter de Anaki, decide al final casarse con él.

Dos puntos particularmente entretenidos de esta segunda reseña de Plinket, se dan en esta 3ra parte. En el minuto 15:28, describe la batalla de Dooku contra el dúo Anakin – Obi Wan como una especie de videojuego de peleas. Y el resúmen de esta segunda parte, minuto 22:24, donde Plinkett hace un montaje entre el discurso que Yoda hace sobre la fuerza, para Luke, con escenas de esta película, así como con partes de la entrevista de Lucas sobre sus motivaciones y sus métodos al filmar las precuelas. Ambas partes resultan más entretenidas que la película en sí.

Jeremy Jahns – Attack of the Clones.

Jeremy Jahns también hace la pregunta obligada: ¿Por qué existe la 1ra película?. Luego, nos recuerda que en su momento, Lucas vendió esta película como: una historia de amor. Historia de amor que, como ya sabemos, nunca vemos nacer y desarrollarse durante el transcurso de la película. Otro punto sobre el que Jeremy hace incapié, es que esa regla, esa necesidad, de que los Jedi sean célibes no tiene ningún sentido, y que antes de esta película no existía.

Otra cosa que Jeremy hace notar, es que mientras Padme constantemente dice negarse a tener nada que ver con Anakin, siempre está vestida de la forma más provocativa. ¿Es esa la forma usual de vestirse de las mujeres en Naboo? ¿No se supone que están escondiéndose de posibles asesinos?

La cereza del pastel para Jeremy, lo que solidifica la incapacidad absoluta de George Lucas para escribir una historia romántica que parezca medianamente interpretada por humanos como ustedes o yo, es cuando Padme le dice a Anakin, antes de entrar al coliseo donde supuestamente serń ejecutados: “Te amo. Yo de verdad, profundamente, te amo”. es un diálogo que no podría sonar más antinatural y forzado. Caray !!.

Finalmente, Jeremy hace notar lo molesto y ridículo que resulta el hecho de que Yoda pelee con Dooku utilizando los “sables de luz”. Le parece algo absolutamente innecesario. Algo que contradice completamente lo que nosotros conocíamos previamente sobre Yoda y su carácter, lo que vimos en el Ep. V. En su momento Plinkett también lo mencionó brevemente, junto con un fragmento del “detrás de cámaras”, donde Lucas se imagina que este enfrentamiento será el deleite de los fans … quizá para algunos si lo fue, pero en definitiva para la mayoría no parece ser así.

Para mi en lo personal, esta película me resultó en su momento terriblemente insatisfactoria. Desde luego coincido con Jeremy y Plinkett en que la historia romántica entre Padme y Anakin fue, desde el momento uno, terriblemente forzada y sin sustancia. Recuerdo vivamente como, en la escena del taller, posterior a la masacre del desierto, me sentí terriblemente incómodo. Para mi, en ese momento, Anakin ya era Darth Vader, y Vader había pasado de ser un villano razonablemente temible e imponente, a un vulgar asesino. No sabía entonces lo que vendría después.

*** Finalmente, en el año 2005 llegó el “último” episodio de esta saga: “Star Wars: Episode III – Revenge of the Sith”, escrita y dirigida por George Lucas.

revenge-of-the-sith-poster

RLM – Revenge of the sith.

Aunque para muchos, la escena inicial, la batalla sobre Curuscant, es quizá uno de los momentos más memorables de las precuelas, para Plinkett no es verdaderamente impresionante. Es una animación bien realizada, pero si se tiene en cuenta que ya pare ese tiempo teníamos películas completas animadas por computadora, y no sólo escena, pues la suecuencia en efecto es competente, pero poco más.

Aquí es donde Lucas demuestra una vez más su incapacidad para la sutileza. Durante esta secuencia, Anakin anuncia su intención de tratar de ayudar a uno de los clones, un piloto, a pesar de que están en medio de una misión aparentemente importante. Es una declaración vacía, irelevante, dado que se ha establecido previamente que los clones son totalmente prescindibles. La única razón para que esta escena exista, es la necesidad de Lucas de recordarnos que Anakin es todavía un ser bueno, algo que fue incapaz de lograr durante la película anterior.

Otro de los problemas flagrantes, en opinión de Plinkett, es la falla para establecer el tono de la película.Durante las primeras escenas ocurren demasiadas cosas y no es posible establecer saber de que tratará esta nueva entrega. ¿Drama?, ¿Acción?, ¿Aventura?, ¿Comedia?. Cuando Anakin decapita a Dooku, es que Plinkett establece que ha nacido Darth Vader, ponerse el traje es, en ese punto, una mera formalidad.

Más adelante, una vez que se ha establecido el potencial conflicto, más de 1/2 hora después de iniciada la película, viene lo que para Plinkett es la falla más grande de las precuelas, producto supuestamente pensado para mostrarnos como Anakin pasó de ser un noble Jedi, un buen amigo de Obi Wan, a un señor oscuro de los Sith. Palpatine revela que desconoce el secreto para mantener con vida a Padme, esposa de Anakin, con lo que tenemos que Anakin no fue seducido por el lado oscuro de la fuerza, fue engañado para volverse malvado.

Plinkett plantea las dos posibilidades que tenían las precuelas dadas las intenciones de George Lucas: 1.- Hacer a Anakin sólo un elemento, una parte, de una historia más grande. (Como lo era Luke en la trilogía original) 2.- Hacer un estudio de pesonaje. (Que es lo que Lucas intentó, pero con los mediocres resultados que ya conocemos).

En una serie de películas, concebidas como la historia prácticamente exclusiva de un personaje: Nunca vemos los momentos más importantes en el desarrollo del mismo. Se suponía, por la declaración de Obi Wan en la trilogía original, que Anakin había sido un piloto sensacional, un valiente Jedi, un buen amigo. En las precuelas, Anakin fue presentado inicialmente como alguien incapaz de soportar la pérdida y el dolor; y posteriormente, como un psicópata en potencia.

Para Plinkett, y quizá para muchos de nostros también, cómo Vader se convirtió en lo que es no resultó ser una historia tan interesante como si lo fue su redención. Cómo se convirtió en Vader realmente no importaba, solo hizo falta mencionarlo en una sentencia, en el Episodio IV: “Vader fue seducido por el lado oscuro de La Fuerza.

Ya pare terminar, Plinkett hace una suerte de comparación entre una película que es considerada como un clásico de la cinematografía mundial: El ciudadano Kane. Admite que no es algo justo, pero no puede dejar de notar las similitudes entre los personajes creados por Lucas, y él mismo, con la historia y los personajes creados por Orson Welles.

Jeremy Jahns – Revenge of the sith.

Jeremy también hace notar que, después de lo ocurrido en las dos películas anteriores, y de lo que ocurre en esta, no es posible pensar que Obi Wan mirara hacia el pasado y pensara en Anakin como en un buen amigo. Para Jeremy la mejor escena de toda la trilogía es cuando tanto Anakin como Padme miran por la ventana e intercambian emociones y preocupaciones mutuas, sin decir una sola palabra. Si tan solo el resto de las precuelas se hubiesen acercado a esto.

Para Jeremy también es claro que, cuando Anakin mata a Mace Windu, para salvar a Palpatine, quien supuestamente conoce el secreto para manipular la vida y salvar a Padme, Anakin se convierte en el idiota más grande de la galaxia, pues Palpatine admite que no conoce dicho secreto, o al menos no como en su momento dió a entender.

Hace mención de cómo es que algunos fans tratan de justificar el pobre desempeño y calidad de las precuelas, argumentando que en la serie animada (Clone Wars), se ve de mejor manera cómo es que Anakin es seducido por el Lado Oscuro. Lo cual es irrelevante pues no debiera ser necesario ver material adicional para entender la historia.

En este punto, Jeremy habla de como en la trilogía original, aquel que encendía primero su Sable era el que buscaba pelea, el agresor. De donde se desprende que en prácticamente todos los casos de la nueva trilogía, los Jedi fueron los agresores, incluido Yoda ante el emperador. También menciona que, de la declaración de Obi Wan, sobre el hecho de que sólo los Sith se mueven en situaciones absolutas, extremas, y dado que Yoda dice: “Haz, o no hagas, no hay intentos“, surge la pregunta: ¿Yoda es un sith?. Cosa que parece comprobarse cuando Yoda se vuelve el agresor, en la cámara del trono de Palpatine, El Emperador.

Finalmente, la pelea climática entre Anakin y Obi Wan termina por resultar aburrida, dado que dura demasiado y la suspensión de la realidad se vuelve difícil de mantener. Para Jeremy, la cereza del pastel es el hecho de que Padme muera debido a un corazón roto (emocionalmente) lo cual es algo estúpido. La teoría de los fans de que fue asesinada por Palpatine, de alguna manera, no se sostiene dado que requeriría de un cierto nivel de sutileza en la forma de contar la historia por parte de Lucas. Nivel de sutileza que jamás ha demostrado durante las precuelas. Padme muere debido a un coraón roto, porque Lucas es incapaz de hallar una excusa plausible para ello.

Algunos puntos adicionales, que aplican a todas las precuelas.

Plinkett hizo varios comentarios, durantes las tres partes de su reseña/comentario, que pienso que aplican a todas las precuelas. Incluso quienes no nos dedicamos al analisis o la creación de contenidos audiovisuales, sabemos que existe un cierto lenguaje, un conjunto de herramientas que sirven para contar una historia por este medio. Un lenguaje del cine. Lenguaje que Lucas decidió ignorar casi de manera completa. La composición fotográfica, la longitud de las tomas, los distintos encuadres de la cámara.

Otra de las cosas que resalta de manera bastante clara, es lo estéril de la mayoría de las tomas. Sabemos que filmar “en locación” es difícil, pero le dá vida a un producto. En las precuelas la mayoría del tiempo se siente un ambiente acartonado. Una de las desventajas del exceso de utilización de efectos digitales.

En las precuelas, Lucas asume que sabemos las reglas, que conocemos el conflicto. Da tantas cosas por sentadas que termina dejándonos con más dudas que respuestas. También resulta obvio que Lucas estira al extremo la capacidad de suspensión de realidad de la audiencia. Cuando las precuelas tratan de verse emocionantes, alteran tanto los límites de lo posible, de lo creible, que la audiencia pierde la conexión, el sentido de inmersión, el interés.

Plinkett hace un comparativo de la escena de Star Trek (2009) cuando el Capitán Kirk y Bones corren por los pasillos del Enterprise, tratando de evitar caer en una trampa, contra la escena cuando Anakin y Mace Windu hablan del descubrimiento de que Palpatine es in Sith. Se nos dice que hay un sentido de urgencia, pero nunca se nos muestra, nunca lo creemos.

De lo anterior, y de los comentarios detrás de cámaras, se deduce que Lucas ve a los actores como simples herramientas. Ignorando completamente la riqueza, la profundidad que puede entregar un actor al interpretar a su personaje. Lucas, en su froma de dirigir las precuelas, deja bien claro que existe una diferencia en el esfuerzo invertido en las escenas que involucran diálogo y actores, filmadas al parecer por razones utilitarias, y las escenas que involucran acción y efectos especiales, filmadas al parecer para demostrar la maestría en efectos digitales alcanzada por ILM.

A lo largo de las precuelas, hay diferentes momentos donde los personajes actúan en contra de su propia naturaleza, para beneficio de la “trama”, pero en detrimento de sí mismos. Anakin actúa de manera reservada, cuando debiera ser audáz, y Obi Wan actua de manera audaz, cuando él debiera ser el reservado, el sabio. Estas fallas de caracterización se extienden a muchos de los pesonajes. Con estas inconsistencias, se vuelve complicado tener algún tipo de simpatía por ellos.

Hay varios otros elementos que demeritan lo que pudo haber sido un buen producto. Quizá no a la altura de la trilogía original, pero sin duda mucho mejor que lo que obtuvimos al final. Para terminar esta parte, tanto Jeremy como Plinkett se preguntan algo que pienso que es relevante: ¿Que hubiese pasado si George Lucas hubiese tenido el tipo de control y recursos, que utilizó en las precuelas, cuando inició la saga?.

Pareciera obvio que la audiencia, que los fans, le dieron demasiado crédito a George Lucas. Las limitaciones técnicas y presupuestales, durante el tiempo en que se concibió y ejecutó la trilogía original, obligaron a los involucrados a ser ingeniosos y creativos, lo que nos dió como resultado productos que aún hoy en día sigan manteniendo buena parte de su encanto y su magia.

Con esto cierro esta nueva entrega de mi serial sobre Star Wars, en preparación para el inminente estreno del Episodio VII el més próximo. Si tu, estimado lector, has llegado hasta este punto, te lo agradezco de verdad. Tratar de resumir 300+ minutos de material es sin duda lo más ambicioso que he intentado hasta el momento. Soy consciente de que este escrito, con todo y su longitud, no le hace justicia al trabajo de Jeremy Jahns, y mucho menos al de RLM. De verdad te invito, estimado lector, a que si puedes, si quieres, inviertas un par de horas escuchando al perverso Mr. Plinkett. Pienso que su reseña no sólo es un análisis pormenorizado de las precuelas, sino un estudio del cine en sí mismo.

PD: Espero, estimado lector, que quieras acompañarme la próxima semana, cuando continuaré con este serial. Todavía quedan un par de cosas que comentar respecto a las precuelas, y también sobre la campaña de promoción del Episodio VII. Hasta entonces.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s