Cinefília

Los Oscar y la ridícula mexicaneidad.

Saludos. El día de ayer, domingo 22 de febrero de 2015, se llevó a cabo la edición 87 de los Premios de la Académia (No, no la de TV Azquea, sino la “Académia de Artes y Ciencias Cinematográficas”, AMPAS por sus siglas en inglés) que son mejor conocidos en todo el mundo como: Los Oscar.

Como ya sabemos el trabajo de Alejandro González Iñárritu, Birdman, obtuvo 4 premios: Mejor guión original, Mejor cinematográfía, Mejor director y Mejor película. (Para consultar una lista pormenorizada: PULSAR AQUÍ). Hasta ahí todo muy bien, pero ante el reconocimiento al trabajo de Iñárritu, aparece el “mexicanus-comunis” para montarse en la ola.

oscars

Si recordamos bien, el año pasado Alfonso Cuarón también gano el premio al Mejor director con la película Gravity. Y también Emmanuel “El chivo” Lubezki, gano Mejor cinematografía, por la misma cinta. Pero entonces a Cuarón le llovieron las críticas pues tuvo la osadía de no incluir en su lista de agradecimientos al “pueblo bueno mexica”. Me parece que aún hoy hay algunos estúpidos que de “arrogante”, “malagradecido” y “traidor a la patria” no lo bajan.

Este fenómeno de tratar de incluirse en las victorias y los logros ajenos no es, desde luego, exclusivo de los mexicanos; pero sigue siendo algo sumamente patético. Hace un año Cuarón y Lubezki ganaron por méritos propios; este año Iñárritu y, de nuevo, Lubezki ganaron por … Méritos Propios !!.

Emmanuel "Chivo" Lubezki

Emmanuel “Chivo” Lubezki

Pareciera ser que entre los “mexicanus-comunis” existe la ridícula creencia de que el nacer en lo que llamamos territorio mexicano, dota a la persona de una cierta cualidad ultra-terrena que en automático lo hace más trabajador, talentoso o lo que sea (Insisto, es muy probable que esta “creencia” no sea exclusiva de los mexicas, sabemos como se las gastan los gringos), lo cual es desde luego absurdo.

Todos sabemos, o deberíamos saber, que la nacionalidad de una persona es un mero accidente. No es como si ustedes o yo hubiesemos flotado en el vacío antes de nuestro nacimiento, y nos hubiesen dado una lista de posibilidades de nacionalidad, de entre las cuales hubiésemos escogido la mexicana ¿O si?. Si ustedes creen que si, permítanme reirme en su cara. Por otro lado, también debiéramos saber que cualquier logro que podamos obtener ustedes o yo en México es, normalmente, a pesar de ser mexicano, y no gracias a serlo.

El caso de Cuarón, Lubezki e Iñárritu es uno de dedicación, esfuerzo, talento y disciplina muy personales. Ni ustedes, ni mucho menos yo, hemos colaborado para que ellos alcancen sus metas y/o ambiciones. Si acaso creen que el comprar un boleto de cine, un DVD (normalmente pirata), o un BD (también pirata) de los productos creados por ellos los autoriza a adjudicarse el reconocimiento que les ha sido otorgado A ELLOS, están en un error.

Alfonso Cuarón

Alfonso Cuarón

A diferencia de los deportistas, individualmente o por equipo, que participan en las competencias internacionales en representación de México y que llevan en su uniforme los colores de la bandera y el escudo mexicanos; Iñarritu y compañía nunca han representado a nadie más que a sí mismos. La confianza que han recibido de parte de estudios e inversionistas, así como el reconocimiento que han cosechado por su trabajo de sus pares y del público, nada, repito: NADA, tiene que ver con que sean mexicanos.

Al parecer Iñárritu tomó nota de la reacción infantil y ridícula del mexica hacia Cuarón el año pasado, y decidió “curarse en salud” enviando un mensaje, por demás condescendiente, al “pueblo bueno mexica”, de lo cual más de uno ha hecho halaraca en las últimas horas. Obviamente, dicho mensaje no me parece un signo de solidaridad, o de civismo, de Iñárritu; sino un burdo, y al parecer eficaz, intento de congraciarse con la masa.

En fin. Es mi parecer que ninguna persona que, accidentalmente, haya nacido en México, le debe nada al “pueblo bueno mexica”, NADA; pero cada quien le agradece a quien se le hincha cuando tiene la oportunidad. De la película de Iñárritu no opino, pues no la he podido ver aún. Si alguna vez llega a Netflix la veré entonces y decidiré si vale la pena agregarla a mi colección. En cuanto al “mexicanus-comunis”, este seguirá buscando a quién culpar de sus problemas y fracasos, o de qué exito ajeno sentirse orgulloso. Mi reconocimiento sincero al trabajo y logros de las personas aquí mencionadas, que continúe la función.

Alejandro González Iñárritu (Pulsar para ampliar)

Alejandro González Iñárritu
(Pulsar para ampliar)

PD: Gracias por acompañarme en este primera publicación oficial del 2015. Seguiré buscando el tiempo para expresar mis ideas y compartirlas con ustedes. Hasta pronto.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s