Anime, Caminos y Sueños

Dificultades inesperadas.

Saludos estimados amigos de Kokuban. Estoy seguro de que la noche que acaban de pasar no fue del todo agradable, de hecho, desde el día de ayer por la tarde han tenido un tiempo bastante difícil. El “error humano” es algo de lo que nadie nunca ha podido librarse completamente, y pues, en ésta ocasión les ha tocado a ustedes padecerlo.

Es obvio que en este momento hay cientos, muy posiblemente miles, de consumidores, de aficionados, de fans, que se encuentran muy molestos, algunos de plano furiosos y la mayoría muy decepcionados. También es obvio que hubo fallas de comunicación entre Cinépolis y ustedes, pero sobre todo, al interior de Cinépolis mismo.

Es triste, pero cierto, que desde ya ha habido un importante impacto negativo en la confianza que con tanto trabajo han estado construyendo ustedes con nosotros, sus clientes, sus fans. Es muy probable que muchos de quienes ayer padecieron los errores ocurridos con la venta de los boletos para el “Konnichiwa-Fest“, no volveran a tenerles la misma confianza que antes e incluso algunos de plano podrían decidir “abandonar el barco“, por decirlo de alguna manera.

Sin embargo, es también muy probable que de entre los muchos que en este momento están decepcionados, molestos, furiosos, al recuperar la calma y ver la sucesión de eventos que llevaron a esta debacle, entenderán, como yo, que ustedes han tratado en todo momento de hacer aquello que estuvo en sus manos para evitar que esto ocurriera en primer lugar; y para corregirlo, una vez que sucedió lo inesperado, lo impensable: Que Cinépolis obviamente no estuvo a la altura de las circunstancias, Cinépolis no estuvo a la altura del Konnichiwa-Fest.

Confío en que para la mayoría de sus clientes, para la mayoría de quienes siguen en este momento ansiosos de participar de ésta experiencia única e irrepetible, será claro que ustedes han procurado tratarnos con respeto, han procurado ser pacientes, respondiendo cientos de veces las mismas preguntas a pesar de lo frustrante que sin duda debe haber sido, han procurado entregar la información en tiempo, forma y de manera clara.

Confío en que será claro, será evidente, que para ustedes, a diferencia de Cinépolis, nosotros somos algo más que un numero de asiento, que un billete de $100 o $200, que alguien a quien le pueden sacar dinero. ¿Por qué estoy tan seguro? … pues porque he seguido este proyecto muy de cerca desde sus inicios y sé que ustedes, como los miles de personas que han manifestado su interés de asistir al Konnichiwa-Fest, como yo, se imaginaron alguna vez que este tipo de eventos podrían ser posibles y se propusieron hacerlos realidad.

Es cierto que antes de ustedes ya había quien trataba de generar entretenimientos similares, y como ustedes, muchos de sus hoy consumidores, yo incluido, asistimos a esas “alternativas“. Pero hoy sabemos que hay “algo” que los hace diferentes de dichas “alternativas“, y ese “algo” es lo que nos ha llevado a confiar en lo que ustedes proponen, a confiar en lo que Kokuban representa. Honestamente no los veo como “los salvadores del fandom“, porque considero que no hay un “fandom que salvar“, hay personas: hombres, mujeres y niños a quienes entretener y ustedes están dispuestos a hacerlo, con calidad, respeto y calidez. Lo demás son solo conceptos románticos, poéticos, pero imprácticos.

Esa confianza es la que desde ayer ha sido sacudida, esa confianza es muy difícil de construir, esa confianza es algo muy frágil (sobre todo en un país como el nuestro, tan acostumbrado a la decepción y el engaño); esa confianza es la que obviamente Cinépolis no entendió y muy posiblemente no entenderá jamás, porque así es el mercado mexicano, así son los “empresarios” y las “empresas” de este país, y como consecuencia hemos visto una y otra vez errores similares, e incluso peores, que el ocurrido el día de ayer. A pesar de eso ustedes han decidido, y nosotros, tratar de hacer algo diferente y quizá mejor. Estoy seguro de que antes de que decidieran comenzar este camino, este proyecto, sabían que no sería sencillo, pero eso no los detuvo entonces, y confio que no los detendrá ahora.

Espero sean conscientes de que a partir de ese mágico 18 de Mayo de 2013, ustedes ya no están solos. Allí tienen a las personas que les han ayudado a resolver dudas en las “redes sociales“, a las personas que se han dedicado a hacer promoción del evento, siempre con una sonrisa, siempre con entusiasmo, porque al igual que yo, confían en ustedes, confían en que harán lo posible para no defraudarnos y traernos contenidos de calidad, contenidos legales, experiencias únicas, como las que ya han realizado al día de hoy.

No están solos, y habemos quienes estamos dispuestos a acompañarlos y apoyarlos durante todo el camino que ustedes decidan recorrer, que seremos francos y honestos con ustedes, como ustedes han procurado serlo con nosotros. Solo queda aprender de los errores y procurar, en lo posible, que no vuelvan a ocurrir, solo queda seguir adelante, confiamos en que así lo hagan y muchos de nosotros seguiremos allí, a su lado.

PD: Ya para terminar, quiero compartir con ustedes una pequeña pieza musical, pues conozco muy pocas cosas que, como la música, puedan transmitir tanto y de una forma tan sublime. Sé que ustedes disfrutan de esta pieza al igual que yo, y espero que sean conscientes de que nada, NADA, supera a escuchar esto en la “pantalla grande“, al lado de tus amigos, depués de haber vivido una experiencia mágica, experiencia mágica que ustedes, si: ustedes, hicieron posible y que al día de hoy es una de las cosas más geniales que he experimentado jamás. Gracias Kokuban.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s