Deportes, una forma de vida

Obviedades.

Muy buen día estimados amigos y lectores, ya tiene un muy buen rato que no me había permitido dirigirme a ustedes a traves de este espacio, que como saben es de ustedes y mio. Cuestiones de salud, de trabajo y de tiempo me han mantenido alejado, pero espero remediar eso en las próximas semanas, pues de verdad disfruto mucho este tipo de comunicación.He querido platicar con ustedes muchos y diversos temas, pero tengo la necesidad de tocar este en particular pues es especialmente inquietante y molesto para mi.

Antecedentes.

Hace unas cuantas horas (la noche del 15 de octubre de 2013) la llamada “Selección” Mexicana de Futbol ha sostenido un nuevo encuentro en las eliminatorias para el próximo mundial de este deporte, frente a su similar de Costa Rica. El resultado de dicho encuentro fue, como todos sabemos, una derrota. México cayó por marcador de 2 goles contra 1. Más allá del resultado, el desempeño general del “equipo” mexicano fue francamente patético, si bien se logró el “objetivo” gracias a un aliado inesperado: Estados Unidos.

Pero más patético aún, fue el comportamiento de los “comentaristas deportivos” de las dos televisoras de señal abierta (Telerisa y TV Azquea). ¿Cuando se iba uno a imaginar que, para “apoyar” a México, se celebrarían y gritarían a “todo pulmón” los goles de Estados Unidos como si en ello les fuera la vida?. Si, sé que el resultado deseado, la posibilidad de calificación al mundial, dependía de una combinación de resultados, pero de eso y al lamentable espectáculo que tuvo lugar en los televisores de millones de espectadores, hay un abismo de diferencia.

Cierto es que esta patética situación no es de ninguna manera inesperada, hasta donde sé el proceso de esta eliminatoria, que en otros tiempos se ha considerado mera rutina, ha sido una verdadera pesadilla. Con el técnico anterior, José Manuel “Chepo” de la Torre, quien fue cesado hace solo unas semanas, hubo resultados igualmente patéticos en más de una ocasión, lo que auguraba que el cierre de la eliminatoria sería un martirio para los jugadores y aficionados por igual.

El ecosistema.

Como en todo negocio, deben existir los proveedores y los publirelacionistas. En este caso a los proveedores se les llama patrocinadores, y su misión es brindar algún tipo de servicio u ofrecer algún producto a los “seleccionados”. Desde luego esto no es ninguna dádiva, hay de por medio contratos multimillonarios que garantizan que a cambio de dichos productos y servicios los patrocinadores obtendrán espacios de publicidad privilegiados tanto en la indumentaria y estilo de vida, como en las transmisiones de los partidos del equipo patrocinado, de preferencia el “equipo del momento” y más aún la “Selección Nacional”.

Por otro lado, es también necesaria la existencia de los encargados de relaciones públicas, quienes deberán hacerse cargo de vender la imagen del producto, en este caso La Liga y todos sus equipos, así como la “Selección Nacional”, la “Joya” de la Corona. Las dos televisoras nacionales, Telerisa y TV Azquea son las responsables principales de realizar esta tarea, saturando hasta el hartazgo cualquier espacio disponible con noticias, datos y demás relacionados con el “balonpié” nacional, y a veces también el internacional.

En este punto debiera ser evidente que, a la luz de los hechos y contra lo que una persona con buena intención pensaría, la calidad del espectáculo no es relevante para el ecosistema que rodea al futbol mexicano, al fin y al cabo con una miriaqda de promocionales, algunas sonrisas afables, promesas y de vez en cuando un buen pedazo de carne, fundamentalmente femenina, se pueden vender viles y vulgares pedazos de vidrio como si de gemas se tratase. Si además le agregamos la increible y lamentable falta de memoria de corto plazo del aficionado mexica promedio, tenemos una receta para el éxito.

También hay que considerar que, siendo una organización mexicana, la Federación Mexicana de Futból Asociación A.C. (FEMEXFUT) no se ha podido librar de más de una sospecha y/o escándalo de corrupción. El manejo de este negocio de particulares, pues al fin y al cabo es lo que es, un negocio, ha sido errático en más de una ocasión, y sin embargo los aficionados y fanáticos han hecho sistemáticamente caso omiso de tales sospechas, que van en detrimiento de la calidad del espectáculo que disfrutan, permitiéndole a los dueños de los equipos, los patrocinadores y las televisoras el seguir explotando su mina de oro, que francamente parece inagotable.

La afición (promedio).

Sin importar si ocurre una decepción trás otra, y en este punto quiero omitir más no olvidar la medalla de oro obtenida en los pasados Juegos Olímpicos y los dos Campeonatos Mundiales Sub-17, los aficionados y fanáticos mexicas han seguido apoyando a todos y cada uno de los equipos de la liga local, y las diferentes versiones de la “Selección” Nacional. Esto demuestra una de dos cosas : una increible lealtad, o una increible estupidez, aunque desde luego una combinación de ambas tampoco es descabellada.

Pienso yo que en este aspecto como en muchos otros, la zociedad mexica muestra una vez más una de sus mayores virtudes, que al mismo tiempo es uno de sus mayores defectos: una cantidad desproporcionada de Fé. En efecto hay millones de personas que siguen, de manera prácticamente religiosa, el desempeño de su equipo predilecto. Para estas personas su equipo al parecer carece de cualquier defecto, y sin importar las circunstancias ni los resultados obtenidos, hay que apoyar al equipo, pues es lo que un “buen fanático” hace; al fin y al cabo hay que tener Fé en que mañana las cosas podrían ser diferentes, quizá mejores.

Así pues tenemos, a los ojos de un aficonado “de hueso colorado”, son semidioses pisando la cancha, ídolos de la afición jugándose el físico por el bien del equipo; y no seres humanos de carne y hueso, a quienes se les paga y entrena para llevar a cabo el espectáculo que las ellos esperan. Para el resto de la humanidad es evidente que los jugadores no son seres divinos y desinteresados que juegan “por amor a la camiseta”, son personas como ustedes y como yo que necesitan comer, vestirse y tener algún tipo de vivienda; y que al igual que ustedes y yo tienen defectos, más de los que seguramente están dispuestos a admitir.

Las perspectivas.

Así las cosas, el futuro para la “Selección Mexicana” de futból es razonablemente incierto. Yo pienso que sin importar quien esté al mando de las tácticas y estrategias, mientras se siga teniendo como materia prima del equipo a mercenarios sin compromiso ni creatividad, los resultados en el futuro inmediato serán muy similares a lo que ha ocurrido hasta el momento.

En caso de que este “equipo” u otro semejante lleguen a obtener su lugar para participar en el próximo mundial … ¿Exactamente a que diablos irían?. Para mi es claro que si desean ir a esta competencia es porque tienen en la mira el campeonato mundial y están dispuestos  realizar hazañas extraordinarias para “traerlo a casa” … Y si no van para eso, y si no van con esa mentalidad y disposición ¿Para que carajos quieren ir entonces?. Sé que suena estúpido, pero de acuerdo a la historia reciente, los “seleccionados” nacionales y los directivos asisten a esta competencia en busca del mítico “quinto partido”, lo cual es una reverenda pendejada.

Mi postura.

La verdad es que yo no soy, como ya debe haberles quedado claro en este momento, un aficionado, mucho menos un fanático, del futból mexicano. Desde que tengo consciencia de mis actos lo he considerado un deporte si entretenido, pero cuya práctica en nuestro país es infinitamente sobrevalorada, y al mismo tiempo inestable y patética. ¿Como puede uno explicarse que el mismo equipo que una temporada es último de la clasificación, pueda a la siguiente aspirar al campeonato del torneo, e incluso conseguirlo?.

Los fanáticos más fervientes podrían argumentar que es debido a un temporada excepcional de dicho equipo; pero desde mi perspectiva solo la terrible inestabilidad, mediocridad y falta de compromiso de jugadores, directivos y cuerpo técnico de toda la liga, pueden permitir sinsentidos semejantes. Y gracias a ello, un equipo pésimo puede aspirar a ser campeón; lo mismo que un equipo campeón puede llegar a ser uno pésimo. Para mi tal inestabilidad dista mucho de ser emocionante y/o atractiva.

Una propuesta.

Para los entendidos en el tema, prácticamente todo lo que he escrito hasta el momento debieran ser meras obviedades y ciertamente no he aportado nada nuevo a la discusión general del tema, salvo quizá mi postura personal que seguramente a muy pocos les interesa. Todo lo que he expuesto está bien documentado en millones de lugares, lo que he escrito es pues un burdo reflejo de una parte de la información que uno puede encontrar con un par de “clicks”; y dicha información nos dice que el estado de las cosas para este deporte es, con algunas diferencias y una que otra excepción, razonablemente similar en todo el mundo.

Al tratarse de un espectáculo, de un producto de entretenimiento, el futból esta sujeto, o debiera estarlo, a las mismas reglas de la oferta y la demanda que rigen, en teoria, el intercambio de cualquier bien y/o servicio y empoderan al consumidor. De tal manera que vengo a proponerles otra cosa obvia, que seguramente ya ha sido expuesta de diversas formas y por distintas personas a lo largo de toda la historia: si de verdad les interesa la calidad de este espectáculo, dejen de comprarlo.

Si de verdad están tan inconformes como dicen estarlo, no asistan a los estadios, no compren mercancía relacionada con nigún equipo, especialmente con la selección, no miren las transmisiones por televisión ni las escuchen por la radio, no compren productos de los patrocinadores, al menos por un tiempo razonable, al menos hasta que se comiencen a ver algunos cambios y parezca que estos van a durar más allá de un par de semanas. Si de verdad están hartos, castiguen a los dueños de la liga, a los patrocinadores, a las televisoras y desde luego a los jugadores por el mediocre espectáculo que les han ofrecido hasta ahora, de la única forma en que ellos lo entenderán, mediante el castigo a sus bolsillos.

Desde luego que con este castigo los dueños de distribuidoras de equipo y artículos deportivos sufrirían, y si son pequeños distribuidores, aún más. También habría repercusiones en otras indústrias relacionadas con este deporte. Para evitar afectar significativamente a quienes no participan directamente con el detrimento de la calidad, pudieran comprar mercancía de equipos extranjeros, pudieran asistir a otro tipo de espectáculos deportivos, quizá incluso culturales … pudieran …

Esta es una propuesta estúpida y sin posibilidades de realizarse, lo sé bien, pero vale la pena intentar echarla a andar una vez más.

Sé bien que la falta de autoestima y pensamiento crítico del aficionado/fanático promedio no le permitirá ver que este es el único camino de acción si aspira alguna vez a obtener el espectáculo de calidad que dice merecer. Este como muchos otros aspectos del entretenimiento y la vida de este país requiere medidas organizadas, decididas y estrictas, requiere de sacrificios; medidas y sacrificios que al parecer nadie nunca está dispuesto a realizar en este país.

Así pues, sigan molestos, sigan gritando, sigan llorando, sigan rezando incluso, si realizar tales cosas los hace sentir mejor eso es todo lo que importa. Algún día todo cambiará, pero tengan por seguro que ese cambio no será gracias a ninguna deidad, ni mucho menos graciaas a ustedes.

jugando_futbol

PD: Estimados lectores, gracias por haberme acompañado una vez más. Trataré de encontrar un tema más divertido e interesante para la próxima ocasión en que pueda comunicarme con ustedes por este medio. Hasta entonces.

Entradas relacionadas :

Del triunfo de la Selección y la derrota de México.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s