Caminos y Sueños

Océano rosa.

Gonzalo se levantaba cada mañana a las 5 AM desde hacía más de lo que podía recordar. Se quitaba su ropa de cama, unos pants deportivos y una playera de su equipo favorito, se lavaba la cara y las manos con agua fría, se vestía, y se preparaba un magro desayuno, huevos revueltos con frijól. Dando las 6, salía de su casa con una bolsa negra de plático al hombro, toda su vida iba en esa bolsa, más que su casa o cualquiera de las cosas que había en ella.

Cuando más jóven había tomado un cursillo de joyería, siempre le habían gustado los adornos, en especial aquellos que brillaban. Por ello ahora se ganaba la vida vendiendo joyería de fantasía hecha en casa. Gonzalo era una parsona sencilla, realmente nunca había ambicionado gran cosa de la vida, las riquezas materiales nunca le habían quitado el sueño.

Su madre, una devota religiosa siempre le había reclamado eso “… Nunca serás más que una maceta del pasillo si continúas con esa actitud tuya.” le decía con frecuencia, pero Gonzalo la ignoraba. Todo esto había cambiado cuando una tarde había pasado por aquella joyería tan fufurufa de la calle Madero, en el centro de la ciudad.

Había una linda dependienta nueva aquel día, pero la vista de Gonzalo se vió inmediatamente atrapada no por la dependienta, sino por lo que había frente a ella : Una hermosa piedra rosada que brillaba casi con luz propia. Se acercó al mostrador casi con temor reverente, tal fué el encanto que ejerció la joya sobre él, que pensó que si se acercaba demasiado ambas desaparecerían.

pink-diamond

¿Que tipo de joya es esta?” le pregunto a la jóven, “Es un diamante” le contestó, Lucía se leía en la plaquilla que llevaba en el pecho. “Y ¿Cuanto cuesta?” sabía que la respuesta sería dolorosa, pero aún así tenía que preguntar. “$ 148,000” le contestó Lucía, pero Gonzalo ya no la escuchaba. Se había perdido en las profundidades de la joya que, aunque rosada, Gonzalo pensaba que de seguro así sería el mar, profundo y bello como las infinitas formas en que la luz se movía dentro de la joya.

Volviendo a la realidad, preguntó “¿Disculpa?“, a lo que Lucia respondió con una sonrisa, casi tierna “El diamante, cuesta $ 148,000“, “Gracias” dijo Gonzalo y salió de la tienda. Un sabor amargo recorrió su garganta, él sabía que así sería desde el momento en que las palabras abandonaron sus labios. Sentía un peso muy grande sobre su pecho. El, que nunca antes había deseado nada demasiado caro o valioso de la vida ahora se veía anhelando poseer aquel diamante y quizá también una sonrisa de Lucia.

Con ese pensamiento en la cabeza, continúo su camino hasta la esquina de su calle. La ruta 18 que lo llevaría de nuevo al Centro pasaba por allí de camino hacia La Merced. Una vez hubo llegado al lugar de costumbre, tendió una tela en el piso, distribuyó las bagatelas que había hecho durante el fin de semana, así como algunas otras que le sobraron de tiempo atrás, y comenzó con su cantaleta.

Siempre atento a cualquier movimiento de “los azules” o al grito de alarma de algún otro vendedor. “Pásele pásele marchanta, lleve el par de aretes, la pulsera de novedad, todo está en oferta“. Así se iría el resto del día, gritando, corriendo, vendiendo, con la esperanza de que al caer la tarde, pasaría de nuevo por la joyería para perderse en la sonrisa de Lucía y la luz del diamante, que contra toda esperanza, deseaba poseer algún día.

Deep-blue-underwater-ray-of-light

PD : Estimados lectores, más de un més hace de mi última publicación, muchas gracias por permitirme una vez más compartir tiempo y espacio con ustedes. Marzo fue un més peculiar y espero no volver a tener un periodo así de prolongado en este espacio, sin actividad alguna.

PD 2 : Les recuerdo que todos los elementos multimedia son propiedad de sus respectivos autores y se presentan en este espacio sin fines de lucro. Hasta la próxima.

Otros relatos de esta serie :

Instante , Una sopa peculiar , La Guarida  y  Pepe y Daniela.

Estándar

4 thoughts on “Océano rosa.

    • Muchas gracias por el comentario estimado Fabián … creo que pronto presentaré algunos otros materiales similares, espero críticas, constructivas y/o destructivas, siempre son necesarias para crecer y mejorar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s