Sociedad Feudal

Desconfianza “legítima”.

El día de ayer (Jueves 6 de Septiembre de 2012) tuvo lugar en la Ciudad de México un fenomeno social bastante peculiar. Este fenómeno se inició el Miercoles 5 en el pueblo de San Vicente Chicoloapan, en la Carretera México-Texcoco, Estado de México, cuando dos grupos rivales de “moto-taxistas” se enfrascaron en una trifulca, aparentemente por el control de las rutas de dicho “transporte”. Como resultado de dicho enfrentamiento hubo una persona muerta, algunos lesionados y varios detenidos (todo esto está consignado en diversos medios “formales” de comunicación). Desde luego las llamadas “redes sociales” jugaron su papel en todo este evento.

Ahora bien, aparentemente la inercia que generó dicho evento era demasiado grande para ser detenida con facilidad, y desde las primeras horas del día jueves circularon por estas mismas “redes sociales”, reportes no verificados de bloqueos, balaceras, asalto a comercios y transeuntes … y los más grave, agresiones en planteles de educación (escuelas pues). Desde luego todo lo anterior suena muy grave, pero lo último si es para poner a la zoociedad mexicana en franco terror. Así pues, lo que comenzaron siendo reportes de “gente armada” y “disturbios” en la “Glorieta del Coyote” en Ciudad Nezahualcoyotl se extendió rápidamente a otros municipios del EdoMex, e incluso a delegaciones del DF como : Iztapalapa, Coyoacán, Gustavo A. Madero e incluso Xochimilco, mi hogar.

En Twitter y FaceBook este tema ocupo cientos, posiblemente miles, de comunicaciones. Circularon reportes de grupos de “antorchistas”, “porros”, así como grupos no identificados, que estaban golpeando gente e incluso disparando a aquellos desafortunados de estar en la calle en dicho momento. Desde luego el evento más “importante” se daba en el llamado “Bordo Poniente”, en Ciudad Neza. Los comercios de esa zona cerraron ante una premisa que de tan simple y estúpida resultó ser temendamente efectiva (esta es mi versión propia, hay varias circulando por allí) : “Cierren todo, protéjanse y no salgan de casa … ya vienen !!” … suena bastante peculiar, algo que puede significar “todo y nada”.

Aparentemente a nadie se le ocurrió preguntar : ¿Quién o quienes vienen?, ¿De donde?, ¿Por qué? … toda la información provenía en principio de las “redes sociales”, y después se propagó y amplificó vía el “boca a boca”. Aparentemente, repito : Aparentemente, los mismos cuerpos de seguridad cerraron algunas vialidades y cuando repetían la cantaleta esa que les acabo de comentar, se les preguntaba “¿Quienes vienen?”, no atinaban a responder nada con claridad. Posteriormente se habló de que quienes venían eran los “Antorchistas”, otras “fuentes” decían que eran los “Zetas”, o la “Família” (asumo que : La Família Michoacana, un conocido grupo de narcotraficantes) … bien pudimos haberle agregado “El chavo y toda la vecindad”, o “Barney y sus amigos” … en fin.

A un nivel algo más cerccano, mi primo que trabaja en el Centro de Xochimilco me informó que alrededor de las 8 PM prácticamente todos los locales comerciales de esa zona cerraron, en un horario poco habitual, y que en las calles circulaban los mismos rumores de balaceras, bloqueos y vayan ustedes a saber cuantas cosas más. Mi hermana que trabaja cerca de Taxqueña me comento algunas cosas similares respecto de la gente que viajaba en el llamado “Tren Ligero” que circula entre Xochimilco y la Estación del Metro Taxqueña. Incertidumbre, ignoracnia y desde luego miedo parece ser que fueron los elementos comunes en diversas partes de la ciudad. Algo francamente muy peligroso.

Ahora bien, yo mismo escuché y leí en diversos lugares que muchas personas acusaron a los medios de comunicación masiva de estar encubriendo “la verdad”. De no estar informando de manera objetiva y cosas por el estilo. Desde luego no puedo defender el papel que han jugado desde hace mucho los “medios” como sistema de control y manipulación de la “opinión pública”. Aún tengo muy presente el 5 de Noviembre de 2010 cuando en la Ciudad de Matamoros, en el estado de Tamaulipas, cayó abatido Antonio Cárdenas Guillén (Tony Tormenta) y que les comenté en mi escrito “Cambio de Manos“. Comentaba entonces que efectivamente el “periodismo” ha ido perdiendo fuerza, y quizá incluso muriendo lenta pero irremediablemente, desde hace ya algún tiempo.

El “mal” se acerca … si como no.

Entonces, resumiendo un poco, tenemos que una serie de rumores que se iniciaron en “Internet” causaron una verdadera “histéria colectiva” en una parte de los habitantes de la zona conurbada oriente de la ciudad, y también en varias delegaciones del Distrito Federal. La “desinformación” y los “chismes” fueron el principal catalizador de tal suceso. Las autoridades, tratando de responder a estos rumores, por si acaso fuesen ciertos, lo hicieron con torpeza y falta de coordinación evidente, lo que en lugar de ayudar a tranquilizar las cosas generó aún más incertidumbre y pánico. Otro factor agravante de tal situación es la desconfianza en los “medios de comunicación”, que si bien no es de reciente creación, si fue seriamente agravada con el reciente “desaguisado electoral” que hemos sufrido.

En efecto, el “cambio de manos” de las fuentes de información es innegable, e incluso deseable, pero como comenté entonces (9 de Nov. de 2010) hay que tener muchísimo cuidado con la información que circula en las redes. Así como existen personas bien intencionadas que difunden información de manera tan fidedigna como les es posible; hay quienes sin duda lo hacen con fines mucho menos “benéficos”. Desde hace ya algún tiempo que se sabe que las distintas redes criminales también utilizan estos “medios alternativos” para sus propios retorcidos propósitos. Un rumor perverso por aquí, otro por allá, jugando con los instintos más primitivos de esta bestia que se hace llamar “Homo Sapiens” y tenemos una dosis casi gloriosa de miedo, incertidumbre y caos.

Una muestra de los “Twitts” que circularon … he resaltado uno bastante peculiar

Muchas cosas más hay que podría comentar con ustedes, pero quiero sintetizar de manera breve un par de ideas. Primero : se nos ha dicho que la Ciudad de México no le resulta demasiado atractiva a los “grandes capos” porque a diferencia de ciudades mucho más pequeñas, el transito aquí es mucho más complicado lo que dificultaría la movilidad a que están acostumbrados para cometer sus fechorías. Esto ha quedado evidentemente desmentido, pues es claro que un poco de “jugueteo psicológico” bien dirigido” es capaz de vaciar las calles y avenidas, paralizar las mentes de una muy buena parte de los habitantes y entonces proveerles a los criminales del ambiente a que están acostumbrados en otras regiones del país, que se han convertido prácticamente en pueblos fantasma durante los últimos años.

Segundo : Como mencioné, la falta de coordinación entre los diferentes niveles de los “cuerpos de seguridad” los puede llevar a actuar de la misma manera que el resto de los ciudadanos, lo cual evidentemente es un problema pues se supone que ellos debieran de tener la capacitación necesaria para responder de mejor manera, mucho menos visceral, mucho más fría y cerebral, ante situaciones de peligro potencial. Si esto no ocurre entonces el caos y la incertidumbre tienen muchas veces más impacto, y la pérdida de tranquilidad, y en casos extremos: de vidas, no solo a causa de un peligro real, sino imaginario incluso, se vuelve tremendamente alta. Esto es inadmisible, sobre todo dadas las circunstancias tan peculiares que vivimos últimamente.

Cerca de la UAMI, en el Oriente de la Ciudad, el temor fue palpable. (Avenidas vacias, negocios cerrados)

Tercero : La desconfianza en los medios de comunicación y las autoridades, alentada por ciertos grupos de personas e incluso algunos “mesías” (aún cuando según ellos los hagan con “las mejores intenciones”), es una medida tremendamente nociva. Repito: yo soy el primero en aconsejar prudencia ante la información y medidas propuestas por tales entidades, pero prudencia y desconfianza son cosas muy distintas. En situaciones extremas, y suponiendo que dichas entidades actuaran con estricto apego a su deber, esta desconfianza puede ser demasiado peligrosa. Y aquí es donde se demuestra que las actitudes y acciones emprendidas por una parte de dicha “zoociedad” terminan afectando todos y cada uno de sus aspectos. En un clima de desconfianza hacia las autoridades, y hacia nuestros congéneres, somos muy, MUY vulnerables ante cualquier manipulación.

Afortunadamente parece ser que el fenómeno de ayer terminará siendo solo un “evento peculiar/curioso”, por decir algo, pero me parece un sintoma revelador de un mal mayor y potencialmente letal si se vuelve a repetir a una mayor escala y bajo condiciones ligeramente diferentes. Aquellos que se han empeñado en sembrar la desconfianza y el rencor, aduciendo a las “mejores intenciones” y a la “defensa del pueblo”, cualquier cosa que sea eso, en realidad parecen estar causando un daño mucho más real y profundo que los supuestos agravios que dicen haber sufrido. El pueblo mexicano, y en particular alguna parte de los habitantes de la Ciudad de México han demostrado una vulnerabilidad considerable. Permitieron que el simio temeroso que hay en todos y cada uno de nosotros tomara el control. De ser posible eso no debe volver a ocurrir, reflexionemos con seriedad al respecto.

Afortunadamente también hubo humor … Gracias por ello.

PD : Muchas gracias por acompañarme en este nuevo escrito. Por ahora podemos llamer “curioso” al evento de ayer, esperemos no llegar a tener necesidad de apelativos menos amigables en otra ocasión. Me permito compartirles un artículo en El Universal que quizá sea de su interés.

PD 2 : Les recuerdo que todos los elementos multimedia son propiedad de sus respectivos autores, y que se presentan en este espacio sin ánimo de lucro. Hasta la próxima.

Estándar

One thought on “Desconfianza “legítima”.

  1. rod dice:

    Hay algo en lo que no estoy de acuerdo, (soy Rod), las redes sociales no empezaron esto, y te lo digo yo por que yo estuve en la boca del lobo, si hubo unos disparos en un parque que esta cercano de la av. chimalhuacan, pero ojo no estoy afirmando que haya sido algún grupo, en este parque es muy frecuente los robos y hasta asesinatos, la gente en una iglesia que esta junto a este parque salio corriendo a sus casas y empezaron con lo famosos rumores.
    bueno mi punto es, para empezar el miedo colectivo no basta con solo rumores claro que hubo disparos mas no hubo grupos haciendo desmanes, pero lo que si hubo y mucho fueron personas en carros y motos gritando eso de ” YA VIENEN “, estos deben de ser la clave que genero todo el caos, en mi cuadra nadie pero digo nadie, dijo es que lo vi por el facebook o tw, mucha gente de por acá ni siquiera sabe que diablos es eso. Vuelvo a citar un comentario previo, el estrés de esta ciudad ya es demasiado grande, y solo hace basta un disparo y decir que el mundo se va acabar y un grupo de gente que lo difunda y el caos gobernara.
    Las redes solo fueron la cereza en el pastel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s