Deportes, una forma de vida

Los aros del 2012

El domingo pasado terminó la “Edición XXX de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna” que se celebraron el Lóndres Inglaterra ( o simplemente Lóndres 2012 pa los cuates). Esta llamada fiesta de la humanidad se celebro durante poco más de 2 semanas, con la participación de más de 200 paises y a donde México envió a más de 100 atletas. Desde luego hay sitios y blogs especializados donde pueden consultar información más específica y opiniones mucho más especializadas.

En el caso particular de nuestro amado país, México, estos juegos se realizan en un momento histórico-político-electoral bastante peculiar, por decir lo menos. Con los “agravios” electorales tan frescos en las mentes de muchos mexicanos hubo incluso quienes se atrevieron a cuestionar “a priori” no solo la transmisión por TV Abierta de este evento, sino los resultados que pudiesen obtener los atletas, calificándolos de una distracción del “obvio” fraude y demás cosas.

Por otro lado tenemos a aquellos que cuestionan el llamado “Movimiento Olímpico” en su totalidad, pues en un clima de tanta necesidad humana (hambre, guerra, desastres naturales y demás) les parece innecesario el hacer un “dispendio de recursos” tan grande para que unos cuantos humanos vayan a tratar de demostrar que son mejores que sus oponentes en una suerte de “guerra encubierta”.

En lo personal ambas posiciones me parecen francamente esteriles, si bien tienen algún nivel de argumentación válido, la realidad es que tratar de denostar este evento donde la humanidad se une en la celebración de lo mejor del espíritu y la capacidad física humana, y también la tecnológica, bajo el, digámosle lema : “citius altius fortius” (“más rápido, más alto, más fuerte”). Si si si, todo este rollo de la competencia “atenta” contra esa bonita necesidad del mexicano de igualdad y todas esas cosas míticas, pero yo los disfruto mucho.

Es curioso, y a mi entender bastante perverso, que cuando cualquier mexicano está a punto de participar en una competencia internacional ,mientras en la superficie se afirma y hasta se jura el deseo de que se obtenga todo el éxito posible, al parecer en nuestro interior tenemos la secreta esperanza de que el fracaso sea mayúsculo para entonces magnificar el fallo y así sentirnos menos mediocres en comparación. Triste que nuestra mente reptiliana colectiva no parezca capaz de superar tan futiles sentimientos.

Guillermo Sheridan lo expuso de mejor manera en su escrito “Apología de la Derrota” del 7 de agosto en El Universal : “Ganar no tiene chiste. Y como vencer supone humillar a un adversario la cosa se complica, pues la humillación es un pathos entrañable al que hasta le adjudicamos virtudes formativas de la personalidad. Por eso intuimos que felicitar al triunfador contiene emociones ruines, mientras que en reconfortar al derrotado sólo hay piedad legítima.

Otro hecho que ocurre de manera bastante frecuente en este tipo de eventos es la crítica a pesar del resultado. Como ya dije, cuando alguien falla, se le critica duramente en el entendido de que eso hace “mejor” al que critica. Pero si acaso se triunfa entonces el deportista casi casi nos debe besar los pies puesto que gracias a “nuestros impuestos” tuvo la posibilidad de ir a competir y alcanzar su medalla. ¿Si recuerdan el cuento ese del “anciano, el niño y el burro” ?

Y si a todo lo anterior le sumamos a aquellos ignorantes que afirman que solo deberían de ir aquellos que de verdad tengan el deseo o la posibilidad de alcanzar una medalla, sin entender el inmenso sacrificio en tiempo, vida social, e incluso en muchos casos económico-patrimonial, que tienen que reaizar quienes aspiran a participar en competencias de tan alto desempeño como estas pues estamos perdidos. Al parecer sea cual sea el resultado siempre habrá aquellos inconformes.

La crítica sin duda es necesaria, pero si tenemos en cuenta que en nuestro país hay miles de millones de pesos para monumentos inútiles (¿Estela de Luz?), para “nuevos recintos” (Cámara de Senadores), o para partidos y campañas políticas podridas; y solo se destinan algunos miles de pesos para el desarrollo humano-cultural-espiritual que representan los deportes, que ademas de proveer entretenimiento le brindan prestigio a nuestro amado país y por ende terminan beneficiándonos directa o indirectamente, pues como que la crítica pierde fuerza ¿no les parece?.

Y despues de toda la verborrea anterior, tenemos los resultados arrojados de estos “Trigésimos Juegos Olímpicos”, que para México son :

1 Medalla de Oro (Selección Mexicana de Futbol).

3 Medallas de Plata (Iván García y Germán Sánchez en Clavados 10m, Paola Espinosa y Alejandra Orozco en Clavados 10m y Aida Román en Tiro con arco)

3 Medallas de Bronce (Mariana Avitia en Tiro con Arco, Laura Sánchez en Plataforma 3m y Maria del Rosario E. en Tae-Kwon-Do)

Quiero mencionar de manera especial la obtenida por la Selección de Futbol, y no, no solo porque sea la única de oro, sino porque al tratarse del deporte más popular del país, así como el que más publicidad y apoyo mediático y económico recibe día a día, año con año, la verdad es que en cada competencia que tenga que ver con este deporte no deberíamos de conformarnos con menos que estar entre los 3 mejores. Existe una liga profesional, varias semiprofesionales, y cientos de amateurs dedicadas a este deporte, en este caso en particular cualquier excusa es poco menos que patética.

Y desde luego en “Lóndres 2012” tuvimos la oportunidad de ver de primera mano como se forjan hoy las leyendas deportivas que inspirarán a toda una nueva generación, como por ejemplo el caso del nuevo “Hijo del Viento” Usain Bolt en 100 y 200 metros planos, o el del Norteamericano Michael Phelps quien al parecer participo por última vez en una justa olímpica trás obtener 22 Medallas Olímpicas, varias más en campeonatos mundiales, y con decenas de records individuales y por equipos … caray, ¿que más les puedo decir?

La consolidación de nuevas leyendas, la caida de otras más, la búsqueda de la superación personal y colectiva a través del deporte, sin duda un espectáculo que vale la pena disfrutar cada 4 años. Espero de verdad que muchos niños, niñas y jóvenes decidan seguir estos ejemplos de perseverancia, disciplina y valor. Que quizá más y más personas, asociaciones y empresarios se decidan a invertir en el deporte. Ahora a esperar los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia, los de Verano en Brasil, y desde luego los “Paralímpicos” en unos días más. Hasta entonces ….

Tema Oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno 2002

Salt Lake City : Call of the Champions de John Williams

PD : Les recuerdo que las imágenes y los elementos multimedia son propiedad de sus respectivos autores y se presentan en este espacio sin ningun ánimo de lucro.

Estándar

2 thoughts on “Los aros del 2012

  1. Interesante tu aportación y narrativa sobre lo que es este tipo de justa deportiva desde un analítico punto de vista… En realidad los Juegos Olímpicos en los últimos años ha sido un aliciente en demostrar de alguna forma que el hombre puede ser competitivo entre si sin llegar a resultados trágicos como lo han sido las guerras las cuales a pesar de todo siguen prevaleciendo…
    En cuanto ha lo logros que nuestro país ha alcanzado en estas justas siempre han sido como olla de tamales de todo un poco ahora le toco al futbol lo cual consiguió que sintiéramos la mayor de las glorias pues antes que nada los mexicanos somos guadalupanos y pamboleros de nacimiento( eso dicen), asi que creo que independiente de los malos manejos de directivos e instituciones deportivas, tuvimos nuestra pequeña dosis de satisfacción en este aspecto… Te felicito Fernando, te seguimos leyendo.

  2. Arturo Buendia dice:

    Yo personalmente soy feliz cuando llegan los Juegos Olímpicos de Verano. Me encanta ver las competencias y ver todo el drama y la emoción aunada a éstos eventos.

    Coincido plenamente en que éstos eventos por sí mismos valen la pena. El ser humano por naturaleza es competitivo y para los seres humanos menos desarrollados ésto puede convertirse en conflictos violentos. Sin duda las competencias son una manera de enfocar ése imposible de eliminar deseo de lucha de forma constructiva y hasta deseable. Más aún cuando, aunque sea por razones más mundanas, los países pueden darse un respiro de sus conflictos usualmente violentos para competir en un plano más justo y menos peligroso. Además entre los mismos atletas aún siendo representantes de países diferentes se puede observar un espíritu de hermandad que suele aparecer entre hombres que comparten una misma actividad. Baste ver a los atletas del Decatlón.

    Las críticas a éste tipo de eventos suele estar relacionado a una incapacidad de ver las cosas más que en altos contrastes (Blanco y Negro) y creo sinceramente que aquellos que lo crítican con tanta dureza son en buena medida amargos por naturaleza.

    Yo ví con bastante interés los juegos, pero no por eso he perdido perspectiva del terrible momento político que está ocurriendo en nuestro país y mucho menos me ha hecho agradar más a Peña Nieto que por cierto se equivocó al felicitar a las medallistas de clavados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s