Caminos y Sueños, Lectura, Sociedad Feudal

Estrellas nubladas.

Buen día. Hace unas horas, mientras presenciaba y sufría de mi primer “asalto a mano armada” en un transporte público de esta bendita ciudad (México D.F.), me puse a pensar en varias cosas, una de las cuales tenía que ver con la evidente pobreza mental y espiritual de los hijos de perra estos que nos estaban despojando de nuestras pertenecias a varios pasajeros y a mi. En esta ciudad son pocos los que no han sufrido un percance como este; hasta hace unas horas yo me contaba entre ese selecto y privilegiado grupo de personas, pero ya no más.

Me resultó curioso que sus origenes y los mios, socio-economicamente hablando, seguramente son similares, y sin embargo existen diferencias abismales entre esas pobres almas perdidas y su servidor. Como dije, muchas cosas y muchas más preguntas pasaron por mi mente en ese momento; la más importante, por absurdo que a muchos pueda parecerles, fue ¿Cual libro me inicio en el maravilloso hábito de la lectura?. La respuesta trajo en ese momento una sonrisa a mi rostro y una bocanada de aire fresco a mi corazón y mi alma: El Principito.

Novela del Francés Antoine de Saint-Exupéry, El Principito fue el primer libro que tuve en mis manos y que penetró en lo más profundo de mi mente y espíritu cuando yo contaba con unos 7 años. Hoy en día esta historia sigue siendo parte de mi TOP 3, básicamente por el gran aprecio y cariño que le tengo, y porque esta obra en particular sentó las bases del “Conjunto de Ideas, Principios y Valores” que sigo defendiendo contra los ataques del feroz y despiadado mundo capitalista/materialista que la humanidad ha creado y en el que ustedes y yo pasamos nuestro días.

El Principito nos narra la historia del viaje de un niño, proveniente del otro extremo del universo (o de algún lugar parecido :D). Habitante de un pequeño planeta, posiblemente mejor descrito como un asteroide pequeño, se embarca en un viaje a través del universo; durante este viaje conoce unos seres bastante estúpidos y prácticamente muertos en vida: Los Hombres. Siendo él un niño con ideas simples pero poderosas, no podía entender por que diablos los adultos valoraban tanta estupidez e ignoraban todo aquello bello y esencial de la vida.

A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntansobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Quéjuegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.

Esta historia nos es relatada por un aviador que se encuentra con El Principito en medio del Sahara, donde él se encontraba debido a un desperfecto con su avión. Cuando jóven el también era capaz de ver la belleza y las verdades simples de la vida, pero su vista fue oscurecida por los mayores a su alrededor, quienes una y otra vez se dedicaron a atacar su inocencia hasta casi destruirla por completo. Nuestro aviador, cuando jóven, realizó un dibujo peculiar: Un elefante devorado por una serpiente; el cual presentó a aquellos mayores que conocía quienes, siendo serios, formales e importantes como corresponde, no dieron importancia a una idea tan simple y poco digna de su atención.

Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo, como tú: “¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!”, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!.

Una y otra vez mostró nuestro aviador, con aquellas personas que consideró dignas, su dibujo en la esperanza de que fuesen capaces de comprender su significado, sin éxito alguno por supuesto. Cuando el aviador y El Principito se conocen, este último demuestra ser el único capaz de entender la simple belleza del dibujo, y a partir de ese momento nuestro aviador nunca más se encuentra solo. Tiempo después nuestro aviador descubre los pormenores del viaje de El Principito, que yo ya les he comenzado a platicar hace un par de párrafos… y presencia el contundente final del mismo.

Esta no es una historia demasiado larga, pero aún el día de hoy su contenido y valor sigue pareciéndome inmenso. La idea de que no importa si hay miles de animales, flores o personas iguales, o parecidas, aquellos que amamos y nos aman son únicos e irremplazables me sigue pareciendo una verdad profunda y universal; verdad que con frecuencia olvidamos en favor de cosas bastante más estúpidas e inútiles. Las dos partes que sigo considerando más bellas y dramáticas de esta historia, son la relación del Principito con el zorro, y por supuesto su amor puro e incondicional hacia su, voluble y orgullosa pero extremadamente frágil y necesitada de ternura, Rosa.

No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Aprender aquello que es verdaderamente valioso, por su escencia y no su apariencia; aquello que es irrelevante, por mucho que nos empeñemos en creerlo importante; aquello que es único e irremplazable, sin importar que existan millones semejantes. Un concepto simpático y valioso, lo que es “efímero“, que en definitiva ha marcado toda mi vida posterior a la lectura de este libro; el contacto y amor de lo salvaje, poco más salvaje hay que los sueños y las esperanzas, y muchas ideas simples más se encuentran contenidas en las páginas de esta maravillosa historia.

Durante este suceso, que como les comenté aconteció hace solo unas horas, y del cual afortunadamente salí ileso, me quedo claro que estos pequeños pero valiosos conceptos, ideas y valores son desconocidos, odiados y temidos por aquellos que han decidido vivir sus vidas atados a un mundo de sombras y espejismos. A estos individuos no les deseo ningún mal, sino todo lo contrario. Asimismo espero que, en caso de que ustedes no hayan leído esta fabulosa historia, lo hagan tan pronto como les sea posible y antes de que sea demasiado tarde y crezcan por completo, teniendo que abandonar sus sueños y esperanzas para atarse a un mundo más bien estéril y gris.

Si tienen la dicha de tener hijos, procuren leerlo junto con ellos y compartir con ellos la simple belleza de lo que allí está escrito. Yo en lo personal le doy gracias a mi madre, quien no terminó siquiera el 3er grado de primaria, pero que desde que recuerdo siempre trato de lograr que mis ideas y valores fueran mejores que los que ella pudo recibir de sus padres, mis abuelos (campesinos sencillos, humildes y trístemente ignorantes). Siendo un soñador sigo preguntándome si seremos capaces los humanos de sobrevivir al salvajismo que nosotros mismos hemos creado… y deseo creer con toda el alma que la respuesta es: SI.

No supe entonces entender nada ! Debería haberla juzgado por los actos y no por las palabras. Me perfumaba y me iluminaba. Nunca debería haberme escapado ! Debería haber adivinado su ternura detrás de sus pobres artimañas. Las flores son tan contradictorias ! Pero yo era demasiado joven para saber amarla.

PD: Nuevamente les agradezco sinceramente a aquellos que se han tomado unos minutos de su valioso tiempo para acompañarme en este espacio donde suelo presentar algunas opiniones e ideas, aquellas que mantienen ocupadas a #Mis2Neuronas. Les recuerdo que las imágenes y los elementos multimedia son propiedad de sus respectivos autores. Hasta la Próxima.

Estándar

2 thoughts on “Estrellas nubladas.

  1. Hola. Es genial saber que te encuentras ileso y no me queda más que decir: Bienvenido al País de las Maravillas 🙂 Donde lo irreal es real y lo irrisible se convierte en carcajadas.

    Efectivamente, uno de los principales problemas de este país (fuera de sus malos gobernantes -no los culpo, nosotros nos dejamos-) es que la gente es inculta. Estoy de acuerdo que los gobernantes no hacen (ni harán) nada porque esto cambie (pues no les conviene), pero como alguna vez charlamos, el mexicano es (somos) flojito por “naturaleza” (?). Las recomendaciones que haces son excelentes, la lectura es lo que se necesita, el conocimiento es lo único que logrará sacar a este país del hoyo del conejo blanco.

    Así pues, no queda más que leer, recomendar leer y apoyar para que esto se logre.
    Nuevamente, qué bueno que estás bien y pues ¡a darle átomos!

    PD. En lo personal, no considero que sean “hijos de perr@”; recuerda que todos somos culpables que la sociedad esté como está ahora. Como siempre he dicho: “Bueno, pues hoy me tocó cooperar, tome buen hombre, ya ajustaremos cuentas cuando sea necesario”.

    Buenos días.

  2. Lopita dice:

    Lamento lo sucedido pero celebro que lejos de deprimirte y llenarte de ira y rencor contra los asaltantes hayas llenado tu mente de recuerdos gratificantes como lo es la lectura del principito y los recuerdos y reflexiones que en ti evoca.

    Te robaron cosas materiales, que siempre pesa perder, pero ni modo a chingarle para recuperarlas, lo demas sigue intacto.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s