Sociedad Feudal

Casa Abierta a …

El día de hoy quiero contarles una historia. Resulta que los habitantes de un pueblo jóven, bastante peculiar por su entendimiento de la crítica, la justicia y la memoria; y al mismo tiempo similar a otros muchos pueblos en sus aspiraciones de progreso, crecimiento y su búsqueda de la felicidad, pensaban que en medio del mar de porquería en que estaban viviendo, aún existían ciertas islas de paz y seguridad, a las cuales llamaban de manera bastante pomposa: Instituciones de Educación.

Algunos habitantes de este pueblo de que les hablo, principalmente niños, adolescentes y algunos adultos jóvenes, eran enviados a estas íslas pues se consideraba que allí serían instruidos en las virtudes, los valores y el conocimiento necesario para que pudiesen desempeñarse, mejor que sus padres, en el salvaje y despiadado mundo a que pertenecían.

Este pueblo tan simpático sabía que su vecino del norte había experimentado verdaderas tragedias en estas supuestas “íslas“, pero siendo de cortas miras y aún más corta memoria, nunca se le ocurrio pensar que tal cosa podría sucederle. Esta ilusión sobre la existencia de las susodichas “íslas” persiste al día de hoy, pero dada la naturaleza de quien la ha mantenido cabe preguntarse: ¿Existen las mísmas?, y de ser así ¿Aún mantienen su naturaleza utópica?

Preguntas como las anteriores no tiene una respuesta fácil, sería imprudente de mi parte tratar de dar una respuesta generalizada, pero si puedo hablarles de mis experiencias cercanas. Como sabrán, pues lo he puesto en mi perfil, pertenezco desde hace algún tiempo a la llamada “comunidad estudiantil” de la Universidad Autónoma Metropolitana – Iztapalapa, donde he podido aprender algunas cosas útiles y he presenciado algunos hechos peculiares.

De acuerdo a los parámetros de este pueblo a que ustedes y yo pertenecemos, en este lugar habitan algunos de los mejores integrantes del mismo. Como decía en mi pequeño relato previo, la ilusión de que en estos lugares aún existe el respeto, los valores y todos sus habitantes convivimos en un ambiente de igualdad, tolerancia y apoyo sobrevive hasta el día de hoy. Pero resulta que, de acuerdo a mi experiencia, no solo en esta institución, sino en algunas otras, esa idea es bastante imprecisa y poco cercana a la realidad.

El último evento que me confirma que efectivamente tal ilusión no existe es el hecho de que a una estudiante, mi amiga Cármen, le sustrajeron ( le robaron pues..) su computadora portátil hace solo un par de semanas. En un video de seguridad que se ha difundido por varios lugares, incluyendo Mi Canal en YoyTube se presentan las imágenes que documentan este acto de criminalidad en una de estas supuestas íslas que cree tener el pueblo mexicano

En este video se muestra el ingreso, a uno de los edificios del campus (llamado internamente: Edificio Anexo al T, o simplemente Edificio AT), de un individuo vestido con pantalón de mezclilla azul, con chamarra y gorra del mismo color así como un chaleco “verde militar”, quien se coloca en la entrada del cubículo 19 (uno de los laboratórios de cómputo de la UAM-I) del segundo piso y se comporta de manera sospechosa. Si observamos detenidamente, este individuo parece estar esperando o vigilando a alguien. En algún momento del video se ve salir de este cubículo a una mujer jóven que viste un sueter color blanco (Cármen) en compañia de uno de sus conocidos.

En el video también se aprecia que la puerta del cubículo está frecuentemente abierta, pues los estudiantes que hacen uso del mismo, siendo este un laboratorio de cómputo, entran y salen de manera frecuente. Pasados unos minutos de la salida de Cármen, el individuo entra en el cubiculo y permanece dentro por espacio de unos 45 a 50 segundos. Al salir se observa que está cerrando su mochila donde, presumiblemente, se encuentra la computadora portátil (Laptop) de Cármen.

El resto del video nos muestra la trayectoria que el sujeto este siguió para abandonar el edificio. En una de las tomas se observa un teléfono y un escritorio donde supuestamente debería de estar el vigilante, esa es la entrada al edificio. Finalmente vemos el regreso de Cármen y su reingreso al laboratorio ,después de unos instantes vemos su salida, evidentemente sorprendida y afectada, junto con varios de sus compañeros … ¡ El robo ha sido consumado !.

La UAMI Trás las Rejas

Debo aclarar algunas cosas. Primero: La existencia de esas cámaras de seguridad no es, desde luego, casualidad. Fueron colocadas ahí por petición de la comunidad estudiantil, pues resulta que ya habían ocurrido eventos semejantes, en ese laboratorio y otros más, donde se han robado proyectores, partes de computadoras de escritorio (principalmente las llamadas “Tarjetas Madre”), y varios otros elementos.

Segundo: El video original dura por lo menos entre 15 y 20 minutos, ha sido recortado por cuestiones de practicidad en el tiempo de los espectadores. Lo que quiere decir el hecho de que una persona, que no sabemos si es o no integrante de la comunidad estudiantil, pueda permanecer tanto tiempo “merodeando” implica que nadie estaba realizando la observación necesaria de las cámaras.

Tercero: La razón de que no podamos decir de manera inequívoca que esta persona pertenece a la comunidad de la UAM-I es simpple: No existe ningún control en las diferentes entradas al campus universitario. A este lugar puede acceder quien así lo desee, sea estudiante de esta “Casa Abierta al Tiempo” o no. La justificación viene del hecho de que se trata de una “Institución Pública” y por lo tanto no se puede prohibir la entrada de ningún habitante de este bendito país.

De estos tres puntos, los dos últimos me parecen muy preocupantes. El hecho de colocar cámaras de seguridad implica el hecho de que debe existir un grupo de personas encargadas de “monitorear” lo que en ellas ocurre ¡Las Cámaras No Se Vigilan Solas!. Por otra parte, si bien es cierto que tratándose de una “Universidad Pública” no podemos restringir el acceso al campus, si podemos y debemos contar con controles de acceso muchísimo más estrictos a ciertas áreas del mismo, donde existe equipo o información sensible.

En particular en este edificio existen varios laboratorios con equipo de cómputo, equipo para la medición de señales eléctricas y demás, los cuales tiene un costo bastante elevado, pero sobre todo son valiosos por las actividades que con ellos realizamos los estudiantes de esta universidad. Las autoridades y el sindicato de trabajores se han enfrascado desde siempre en su propios conflictos “obrero – patronales“, olvidando de manera sistemática y descarada las necesidades y demandas de la razón de ser de esta y otras instituciones similares: Los Estudiantes.

Entiendo desde luego que en esta ocasión se trata simplemente del robo de una computadora, pero me pregunto si será necesario que asesinen a algún miembro del cuerpo docente o estudiantil, como ha ocurrido en muchas ocasiones en las instituciones de los Estados Unidos, para que se tomen medidas serias de seguridad en favor de todos los integrantes de la comunidad de la UAM-I. Así pues, como mencioné al principio, estas “islas utópicas” no existen.

Mientras se siga ignorando la voz de los estudiantes por parte de las autoridades y los trabajadores de esta “Casa de Estudios“, lo único que podemos hacer los estudiantes es cuidar cada quien de si mísmo, y si podemos, de aquellos a quienes apreciamos, pues evidentemenete vivimos en México, no somos una excepción ni tenemos privilegio alguno. En lo particular me preocupa la posibilidad de que se trate de un estudiante, pero recordemos que sicarios y delincuentes provienen de la misma sociedad a la que lesionan, y los estudiantes no son diferentes en ese sentido.

Espero sinceramente que esta pequeña denuncia, y la imitación de reflexión que la acompaña, puedan servir no solo a los estudiantes de esta universidad, sino a las de otras instituciones similares. Cuíden de si mísmos, y sus pertenencias en todo momento, pues los pasillos y las aulas de nuestras “Instituciones Educativas” no son diferentes de las calles que transitamos. Lo más sano, aunque en definitiva lo más triste, es desconfiar, al menos hasta cierto grado, de las intenciones de aquellos que los rodean; así de mal estamos y no parece que la situación vaya a mejorar en el futuro cercano. …. ¡ Viva México !

Estándar

2 thoughts on “Casa Abierta a …

  1. francisco dice:

    Hola, quiero decirte que estoy de acuerdo contigo cuando dices que nos cuidemos entre todos, parece que el laboratorio no estaba solo y cuando la chica se da cuenta de que ha sido robada pues sale con algunos compañeros, quienes por lo visto no se preocupan por nadie que no sean ellos mismos ¿cómo pudo entrar, tomar la lap y salir sin que nadie se de cuenta?. Lo que veo en el video es que si, el tipo esta esperando el momento para robar, lo que al parecer ya tenia planeado, tanto que necesito menos de un minuto para cometer el acto, no recuerdo que me preguntaran si quería que instalaran cámaras y tampoco recuerdo haberlo pedido ni a mi representante, ni al colegio, ni a ningún consejo, ademas por lo que se ve, solo sirvieron para ver una cara borrosa y me imagino que el equipo no fue barato, un saludo.

  2. Jolum0 dice:

    Es por demás increíble asumir la idea de que en instituciones educativas como en la UAM existan este tipo de situaciones, pero desgraciadamente vivimos en una sociedad como lo dices en tu comentario, demasiado enferma de ambición, cinismo y violencia.
    Lo mas ideal ante estas situaciones es aprender a cuidaron y ser un poco desconfiados ante cualquier situación y sitio.
    Te felicito como siempre por tan buen comentario…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s