De polaca y cosas peores, Sociedad Feudal

Educación: Entre Cífras y el Pasado.

Buen Día. Hoy existe una gran cantidad de temas que podría haber escogido para charlar con ustedes, entre los más ineteresantes y divertidos se encuentran el nuevo berrinche de AMLO, nuestro pequeño conflicto con Francia por una minucia como una “presunta secuestradora“, el regreso a los micrófonos de MVS de Cármen Aristegui y un larguísimo etcétera. Sin embargo he elegido un tema, más o menos antigüo, si bien se ha vuelto reelevante gracias a la “Sección 22 del Magisterio” y a nuestro bienamado preciso calderas, con bastantes menos reflectores sobre él si lo comparamos con los temas que les acabo de mencionar, pero de una importancia capital para el futuro de nuestro país: Los Horribles Niveles de Educación de México y Sus Consecuencias.

Hace solo unos días leía un artículo del Dr. Macario Schettino donde se mostraban algunos pelos y señales sobre el verdadero estado del “Sistema Educativo Mexicano“. Todos aquellos capaces de distinguir dos dedos frente a nuestras narices tenemos una buena idea de la porquería que es dicho sistema, percibimos que algo va terriblemente mal con la educación de la población más jóven de este país, aquellos a quienes nos gusta endilgarles ciertas responsabilidades que no les corresponden cuando los llamamos “El Futuro de México“. Pues bien, si la mitad de lo que presenta el Dr. Schettino en su artículo es cierto, les tengo malas noticias: Ese futuro ya no existe, o por lo menos se encuentra en estado “Hipotecado sin Posibilidad de Pago”, que para el caso es lo mismo.

Quisiera decir que esta es mi única fuente de referencia, de ese modo la afirmación que les acabo de presentar sería cuando menos estúpida, pues podríamos confiar en que Macario Schettino es un alarmista, que está equivocado y que las cosas realmente no están tan mal como él y sus gráficas afirman que estamos. Desafortunadamente vino a mi mente un artículo que tuve oportunidad de leer hace unos años de otro doctor y editorialista llamado Lorenzo Meyer y que me dí a la tarea de buscar. Mi memoria no me engañó y vi con tristeza renovada que efectivamente el Dr. Meyer presentaba un argumento algo diferente pero con el mismo fondo: La Educación Formal/Académica mexicana ya no es suficiente para lograr la movilidad social. (Les recomiendo muchísimo leer ambos artículos cuyos enlaces colocaré al final de esta publicación)

Como si lo anterior no fuese suficiente, tengo mi propia experiencia al transitar por las distíntas etapas de este sistema podrido e ineficiente, que me indican que ninguno de los dos doctores está del todo equivocado, que ellos, como muchos otros que han dedicado su vida a estudiar y analizar este tipo de hechos, han dado, cada uno con su estilo particular, con una verdad tan horrible y aterradora que la mayoría de la zoociedad mexicana prefiere ignorar y evadir con tal de poder “dormir bien” y continuar vegetando en este mundo, y particularmente en este país (¿Ahora no resulta extraño el éxito de las moconovelas de Telerisa y TV Azquea verdad?).

El Dr Schettino, en su artículo publicado hace solo unos días con motivo del decreto que permite deducir los gastos derivados del pago de la educación privada, presenta una serie de datos y gráficas realizadas con base en los datos de diversos organismos que han evaluado el estado de la educación en este país, y los resultados son verdaderamente alarmantes y desalentadores. Particularmente aterradores son los datos correspondientes al último nivel considerado como básico obligatorio: La Educación Secundaria, y que me permito citar a continuación:

De los poco más de seis millones de jóvenes que cursaron secundaria en el ciclo pasado, casi 2.8 millones están en nivel insuficiente mientras 2.7 millones alcanzan el nivel elemental. En excelencia hay 15 mil jóvenes. Es una tragedia. Los datos aparecen en el cuadro siguiente:

Fuente: Construcción propia con base en datos de ENLACE, INEE, SEP.

Por cada joven que alcanza nivel de excelencia en la secundaria, tenemos 177 jóvenes que están en nivel insuficiente, o dicho con más claridad, son analfabetos funcionales. Estas cifras resultan más duras que las que se pueden obtener del examen PISA 2009, en donde por cada joven en nivel excelencia encontramos 70 analfabetos funcionales. La razones tienen que ver con las materias evaluadas, con que PISA sólo mide a los jóvenes de 15 años, y otros detalles, que al final no son muy relevantes: estamos en un problema muy grave.

De esta manera tenemos que los datos no parecen dejar lugar a dudas, y lo pondré en términos simples para aquellos a quienes los números nomás no se nos dán: México Está Jodido. Algunos podrían tratar de argumentar que los resultados anteriores solamente reflejan el nivel secundaria, pero ese razonamiento tiene una falla simple pero poderosa, y esta es que la calidad del nivel Secundaria es consecuencia directa de la calidad del nivel Primaria, donde evidentemente el trabajo ha sido pésimo pues de otra manera no se explican estos resultados; asímismo, el nivel Secundaria es la base de la llamada “Educación Media Superior“, también conocida como “Bachillerato“, donde poco se puede hacer con una materia prima de tan pésima calidad. Si con una “educación” medianamente buena las oportunidades son pocas, con una “educación” regular o mala …

Sobre el otro artículo del que quiero platicarles, fué publicado en el año 2009 por el Dr. Lorenzo Meyer quien analizó, de una forma más bien cualitativa, algunos hechos que se encontraban (encuentran) ante la vista de todos pero aparentemente sin la atención de nadie. Esta publicación no estaba directamente basada en la educación, sin embargo puede verse entre-líneas que dicha educación es un pilar fundamental de dicho texto. Algunos de mis conocidos y yo coincidimos en que México está en su propio “Medioevo”, yo mismo lo he manifestado así en Twitter y en otros foros donde he llegado a comentar, y esta misma postura es la que presenta el Dr. Meyer en su publicación, de donde extraigo lo siguiente:

En el mundo del medioevo la estructura social era, al menos en principio, inmóvil. Quien nacía de padre pastor se quedaba como tal el resto de su vida e igual destino esperaba a toda su descendencia por más capaces que fueran de desempeñarse bien en otras actividades. De igual manera, quien nacía noble, noble se quedaba para siempre y lo mismo sus hijos y los hijos de sus hijos; no importaba que fueran verdaderos imbéciles, su destino era ser propietarios y recibir el homenaje y servicio de los vasallos …

¿Les suena conocido? (Cualquier parecido con magnates de los medios de comunicación de Chapultepec no es mera coincidencia) , un poco más adelante, el Dr. Meyer hace una afirmación tan interesante y poderosa, que la podemos ver y padecer hoy en día, cada minuto de cada hora, al ver un noticiario televisivo o al leer los encabezados de la prensa escrita:

Si en la Edad Media unos pocos ambiciosos e inteligentes podían intentar escapar de su destino por la vía de la profesión eclesiástica, hoy una salida para jóvenes con características similares está en su ingreso al mundo del crimen organizado. En el clima de impunidad-corrupción prevalente, en el peor de los casos, lo que el joven que se convierte en sicario puede perder es la prolongación de una vida de pobreza, humillación y sin horizontes, pero en el mejor, es vivir con la intensidad que dan las armas y el dinero abundante. Después de todo El Chapo Guzmán ya ha compartido un lugar con Carlos Slim en revistas internacionales como Fortune y Time.

Cierto es que no podemos decir que el estado actual de descomposición social y violencia se deban únicamente a las fallas en el sistema educativo, sin embargo aquellos que todavía se atrevan a dudar de que es un elemento fundamental son, cuando menos, estúpidos. Hace algunos meses se comentó en ciertos círculos el hecho de que una encuesta realizada en el Norte del país daba como resultado que alrededor del 60% de los adolescentes y jóvenes no veían con malos ojos la posibilidad de realizar “una carrera” en las filas del crimen organizado y la delincuencia en general. Y nadie hizo escándalo por eso, ni entonces ni ahora (Caray, que ganas de que líderes de opinión como Kalimba, Laura Bozzo o Niurka hubiesen hecho ese anuncio… lástima).

Así pues, estos dos académicos/editorialistas, en diferentes tiempos pero en el mismo país y en condiciones socio-políticas semejantes nos dan algunas de las razones y consecuencias de tener un sistema educativo diseñado para “adoctrinar y no para capacitar“, de un sistema político pensado para mantener y explotar “el poder” y no para representar la voluntad de las mayorías, de un sindicato monstruoso dedicado a negociar y cobrar dividendos político-económicos y no para contribuir con el desarrollo del país del que viven alimentándose como parasitos insaciables. Repito que ante este escenario de pesadilla y desesperanza, no debiéramos extrañarnos de la necesidad insaciable que parecen tener las audiencias del país por ver y escuchar la historia de La Cenicienta contada “Ad Infinitum“.

Considero necesario el darnos cuenta de que estos terribles resultados, las consecuencias que hoy en día afrontamos, y la posibilidad de que dichas consecuencias no solo no mejoren, sino que de hecho empeoren, no son resposabilidad única de las horribles y deficientes administraciones panistas que hemos padecido los últimos años, sino también del régimen de un partido que hoy nos quiere vender la misma basura, con que nos engaño y saqueó durante más de 70 años, como el “México del Futuro“, y por supuesto del agachismo y mediocridad de la zoociedad de nuestros padres y abuelos, quienes sin ningún empacho nos dejaron a nosotros una responsabilidad que no pedimos y creo que no merecemos: Pagar por sus errores y tratar de remediarlos o morir en el intento.

Cada uno de nosotros debe de hacer lo que pueda en su propia trinchera, con sus hijos, o familiares más jóvenes, el hecho es que aquellos que podemos hacerlo y conocemos el problema no debemos permanecer indiferentes.  La situación es sin duda apremiante, quizá desesperada, pero debemos perseverar en esta lucha que, aunque no iniciamos nosotros, es nuestra. Lo que en mi opinión no tenemos derecho a hacer, y que es justamente lo que hicieron nuestros padres y abuelos, es volver al agachismo y mediocridad del pasado, o enajenarnos por cualquier estupidez (que si Kalimba utilizó condones de sabores o práctico “La del Misionero” con Daiana; que si Niurka enseño, otra vez, una teta en su programa o dijo una nueva majadería; que si Laura bozzo dijo “Que pase el desgraciado” por enésima vez; que si se acaba “Teresa” … etc …) con tal de evitar afrontar el problema hoy y que mañana lo tenga que resolver la siguiente generación, eso si es que acaso les queda por entonces un país por el cual luchar y en el cual tratar de sobrevivir.

PD: Nuevamente les agradezco a aquellos que se han tomado unos minutos de su valioso tiempo para leer estas líneas producto de una mente delirante. El día de hoy tomé las partes que me parecieron más significativas de los escritos que les he mencionado y las “saque de contexto“, por ello mismo los invito a visitar los dos trabajos originales cuyos enlaces pongo a continuación (“Calidad y Sistema Educativo” , “Medioevo Mexicano“) y hacerse de su propia interpretación y opinión. Hasta el siguiente delírio.

Estándar

2 thoughts on “Educación: Entre Cífras y el Pasado.

  1. Jolumo dice:

    La educación en Mexico es un grave problema añejo y el cual desgraciadamenteces lidereado por tipas y tipos que poco en realidad les importa un verdadero avance significativo.. No es muy amplia mi opinión en este caso pero lo resumo en decir que quienes manejan la educación en nuestro país lo han hecho una verdadera porquería.

    Saludos Fernando, como siempre muy interesante tu opinión.

  2. Moy dice:

    Sólo agrego unas cuantas líneas mi estimado Fercho. Fíjate que es un problema que los luchadores por la educación indígena en México se han percatado desde hace ya tiempo, y es que la educación en México se enfoca a una situación donde impera la competencia y la formación de “técnicos” que no posean la capacidad de razonar. Eso es por un lado, por el otro flanco tenemos (y reafirmando lo que dices) la forma fácil de salir del “gujero”, y te la pongo así como persona que viene de barrio y vivió (no todas) ese tipo de situaciones; si tu quieres salir de pobre en otros países puedes salir adelante con la música, con el deporte, con el estudio, y no necesitas ser el mejor en ello, con que sobresalgas y seas bueno tienes oportunidad de progresar y tener un mejor futuro, observa el programa deportivo de las universidades “gringas”, hay gente estudiando gracias por su desempeño deportivo, y al final la mayoría no consigue llegar a la NBA o NFL, pero obtiene empleos que les permite vivir de muy buena forma, todo gracias a la educación. En cambio, y regresando al “gujero”, aquí en México no basta con ser bueno (el probema de la competencia), lamentablemente si no eres “el mejor” no te apoyan, y mucha gente de barrio al no obtener apoyo por su habilidad deportiva, matemática o linguística terminan dejando la escuela por la NECESIDAD (y subrayado) de tener ingresos y, siendo honestos, si dejas la secundaria o preparatoria ¿De qué consigues empleo? de aluminiero, de albañil, taxista, lanchero; es decir, no sales adelante, simplemente no retorcedes en tu nivel socioeconómico, referente al precedente, pues ¿Qué te queda? dinero fácil, y ese no es problema de ahora, esas situaciones permean en la sociedad desde hace mucho tiempo, esos muchachos que pudieron sobresalir de alguna forma honrosa y que no fueron apoyados los ves vendiendo drogas, secuestrando, robando. He conocido muchachos que tenían la posibilidad de alejarse de “problemas de barrio” pero por su situación precaria, y la falta de apoyo, no lo consiguieron.
    Ya me extendí mi hermano, y es que este tema da mucho de que hablar, y retomando tu reflexión, hay que concientizar a nuestros jóvenes, y habrá que preocuparnos con formar buenos profesores (porque ese es otro problema) y mejores estudiantes. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s