Caminos y Sueños, Para mis Lectores., Sociedad Feudal

Drama… ¡¡ Mil !!

Hace ya un par de meses que leí, durante una de mis andanzas en la “red social” de Twitter, que una de las personas con las convivo en ese gran mar de susurros se quejaba amargamente de la “deslealtad” de uno de sus más “cercanos” conocidos/amigos. En ese momento le comenté que realmente ganamos muy poco desilusionándonos de las actitudes de los demás, comenzando por nuestra familia y continuando con el resto de la humanidad, y a continuación me propongo argumentar mi respuesta (Así pues, este artículo se lo dedico a @MaJoSL , te lo debía Majo 😛 )

Los seres humanos hemos decidido vivir en sociedad, pues es bastante conveniente para la mayoría de nuestros propósitos, comenzando por la reproducción y la protección, y siguiendo con un largo etcétera. Como animales sociales, durante nuestra formación como elementos de esta zoociedad vamos adquiriendo ciertos elementos mediante los cuales definimos nuestra realidad, con esos elementos construimos modelos tanto de nosotros mismos como de todo lo que nos rodea.

Es mediante estos modelos que definimos nuestras acciones individuales y colectivas, estos mismo modelos nos son útiles para describir los objetos y los seres que nos rodean, para enfrentar ciertas situaciones, tanto favorables como adversas. Un ejemplo de tales modelos es el siguiente: El modelo más aceptado de una casa tiene por lo menos las siguientes características: 4 paredes (por lo menos), un techo, un área destinada a la preparación y degustación de los alimentos, un área destinada a la socialización, un área destinada al aseo y finalmente un área destinada al descanso (que también es utilizada para algunas otras cosas bastante más divertidas 😀 ).

Así podríamos seguir con los modelos que utilizamos para describir el agua, la lluvia, los árboles, los campos, a los demás animales, etc … etc … Lo interesante de este teoría cuasi-filosófica es que como este proceso de modelar nuestro entorno, sin el cual es altamente probable que ya nos hubiésemos vuelto locos, es algo tan “natural” y común para nosotros que dejamos de darnos cuenta de que lo llevamos a cabo. Pero … ¿Y eso que tiene que ver con aquello de las desilusiones y lo demás? Pues ahí es donde está el truco; pues como he mencionado, utilizamos estos modelos para definir todo, incluso a nosotros mismos y nuestras relaciones.

Cuando somos jóvenes adquirimos una buena parte de las bases de todos nuestros modelos, digamos entre un 70% y un 80%, el resto es medianamente alterable durante el transcurso del resto de nuestra vida, particularmente la adolescencia. Durante estas etapas tempranas de nuestras vidas mamamos (sin ofensa de por medio) buena parte de los valores y parámetros de nuestros futuros modelos de nuestros padres, hermanos y de aquellos otros familiares o conocidos cercanos, esos parámetros definiran buena parte de nuestra conducta privada y pública, así como nuestra relación con el resto del mundo.

Concientizando lo anterior, y utilizándolo como base para tratar de ver nuestro entorno de una manera diferente a la usual, podremos darnos cuenta que en realidad todo lo que tomamos como cierto y válido es solamente debido a nuestros modelos muy particulares para describir nuestro mundo; así pues, nada es en realidad lo que creemos que es, sino simplemente lo que hemos decidido ver de acuerdo al modelo que nos sea más conveniente en cada momento. El que modelemos a un amigo como abnegado, fiel y feliz, no está más cerca de ser cierto que si decimos que la luna efectivamente está hecha de queso solo porque un “modelo romántico” así nos lo indica.

Cuando la conducta de un amigo(a), un familiar, conocido, amante, o lo que sea, no coincide con la que nuestro modelo predecía que debía ser, nos enojamos con esa persona, e incluso a veces llegamos a odiarla, sin darnos cuenta de que en realidad es altamente probable que la persona pueda actuar así, y que de hecho lo haga, en ciertas ocasiones bajo unas circunstancias muy particulares, y que es prácticamente imposible que ningún modelo, presente o futuro, que podamos establecer sobre esa persona llegue jamás a parecerse a lo que la persona en realidad es. Entonces ¿Que fue lo que falló? ¿La persona o el modelo que construimos para entenderla y relacionarnos con ella?.

Desde mi perspectiva muy particular, es mucho más probable que los modelos que he construido durante lo que llevo sobre esta tierra sean altamente inexactos, por lo tanto, el que se equivoca y falla en por lo menos el 90% de las ocasiones soy yo, pues las personas son lo que son y quien son, tal como yo mismo, y es altamente improbable que lleguen a cambiar jamás. Incluso utilizando este conocimiento como herramienta ofensiva y defensiva contra los llamados “golpes de la vida” , ningún ser humano, comenzando por mi mismo, puede evitar sentirse desilusionado, enfadado e incluso frustrado cuando las actitudes de nuestros conocidos son diferentes de lo esperado, pues seguimos siendo seres más dados a reaccionar desde la entrañas que desde la razón (y por una parte que bueno que así sea, pero todo tiene sus límites).

Aún así, en mi humilde opinión, quizá debiéramos tratar de enojarnos menos con las personas y más con lo inútiles que pueden resultar nuestros modelos de la realidad, pues al fin y al cabo nuestras vidas suelen ser absurdamente cortas y complicadas de manera natural, como para todavía complicarlas más y desperdiciar energía en desilusiones y rabietas contra personas que, como nosotros, son capaces de alterar algunas características de sus modelos propios según convenga a sus intereses en un cierto momento; eso nunca, jamás cambiará, pero lo que si podemos cambiar es la forma en que reaccionamos antes estos cambios. Después de todo decimos pertenecer a la raza de los Homo Sápiens (Homo=hombre, sapiens=¿sabio? ) ¿O no?

Espero que este nuevo alucine mio sirva para confundirlos más de lo que ya lo estában je je je 😛 … No es cierto, la verdad es que me mantengo en lo dicho: Estamos comenzando un nuevo año, aunque prácticamente ya se nos ha ido el primer més del mismo, y cada día es demasiado corto, nuestras vidas en conjunto son bastante cortas y realmente debiésemos dejar de quejarnos de lo injusto que es el mundo y sus habitantes con nosotros y como consecuencia hacer tanto drama. En lugar de eso deberíamos tratar disfrutar de lo mucho o poco que tenemos cada minuto de cada hora de cada día (que frase tan trillada ¿verdad?). Desafortunadamente el pueblo mexicano es muy dado al drama, por lo que es extremadamente poco probable que estas líneas tengan impacto en nadie, ni siquiera en mi mismo je je je 😀.

PD: Nuevamente les agradezco su amable atención , les deseo lo mejor durante lo que queda de este año. Les recuerdo que los elementos multimedia aquí presentados son propiedad de sus respectivos autores (Modelo , Frustración y Happy [DeviantART] ); espero que me brinden el honor de acompañarme en una próxima ocasión … hasta luego.

 

Estándar

2 thoughts on “Drama… ¡¡ Mil !!

  1. Como siempre he dicho: <>
    Y claro, hay de todo, pero precisamente eso la hace perfecta.
    Como dicen por allí “Cada quién habla de la ferie como le fue en ella” Y bueno, a mí me ha ido/está/(y sé que) estará yendo bien siempre en esta feria, y por lo tanto (supongo) tengo esta opinión y mi credo personal: La Vida es Perfecta (mi lápida deberá llevar eso :D)

    Si, lamentablemente la sociedad mexicana se da mucho al drama, pero es parte ya de la formación como mexicanos. Ve las telenovelas, ve las películas, siempre hay un drama.
    Tus consejos son buenos, y es una pena que menciones que ni siquiera en ti mismo (digo, eso quitaría un poco de puntos al tema) pero, si, son buenos. Yo considero que si comenzamos a cambiar desde dentro, pronto tendríamos una sociedad diferente. Es difícil, lo sé, pero si otras sociedades lo han logrado, nosotros también (aunque sea dentro de algunos cientos de años)

    Así que lo que mencionas de “poco probable que estas líneas tengan impacto en nadie” queda anulado. Me gustó el “reportaje”.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s